"La Bella Mierda", o cómo transformar la caca en flor

 

Como sabemos, el Segundo Reino de la Naturaleza es el mas avanzado (relativamente hablando) de los cuatro Reinos que se conocen. La característica que justifica tal afirmación consiste en que las plantas tienen la capacidad alquímica de transformar la caca en flor.

 

La flor de loto (símbolo perfecto del potencial humano), crece con sus raíces hundidas en el barro más infecto de los pantanos, dando flores de excelsa belleza y pureza. Cuanto más oscuro el miasma, mayor la blancura y la hermosura de la flor.

 

Algunos individuos humanos están llegando a semejante nivel de funcionamiento alquímico.

 

La reacción escorpiónica de algunos hermanos de la oscuridad mediática contra el genial poema "La Bella Mierda" de Orlando Barone, atestigua el daño que les produce la percepción tangible de este misterioso poder de transformar la caca, para que "florezcan mil flores", como decía Mao y repetía Néstor.

 

Para que nuestras núbiles mentes alcancen a comprender la estupenda guerra que estamos viviendo en nuestro país y en el mundo, viene a cuento una antiquísima y bella metáfora.

 

"Relata la historia que La Oscuridad, luego del pertinente pedido de audiencia, se plantó ante Dios para formular su queja:

 

- ¡Tenés que decirle a La Luz que me deje trabajar tranquila! Vos sabés, porque nos creaste a ambas, que yo tengo una misión que cumplir. Así que te pido que intervengas para resolver esto.

 

- Andá tranquila. Yo me encargo, le dijo Dios a La Oscuridad, mientras citaba telepáticamente a La Luz.

 

Cuando Dios le informó a La Luz la queja de La Oscuridad, aquella respondió:

 

- ¿Qué oscuridad?"

 

Porque la oscuridad es sólo falta de luz.

 

Del mismo modo que toda miseria humana es sólo falta de amor. Mis-Eros, en la vida de cada uno.

 

Cuando somos capaces de conectar internamente un poco de luz y un poco de amor, trascendemos el miedo y la bronca (que no es más que otro nombre del miedo).

 

Y las cataratas de mierda que están desparramando los Hermanos de la Oscuridad pueden transformarse en flor, por parte de algunos que trabajan por el mayor bien para el mayor número de personas. Incluyendo también a los vociferantes individuos que llamamos hermanos oscuros. Porque son realmente hermanos, diseñados para que puedan elegir, ellos también, los caminos del amor. Lo que ocurrirá, indefectiblemente, en alguna vida futura. Porque también son capullos de loto. Pero cerrados, aún. Por eso hay que cuidarlos. De ellos mismos, incluso.

 

Para comprobar experimentalmente (es decir científicamente) nuestra incipiente capacidad alquímica, intente el siguiente ejercicio:

 

Tomar dos o tres cadáveres de calamarettis sacrificados en los alrededores de Mar del Plata, saltearlos en una mezcla de frutos (prensados hasta el final) de olivo, y semillas secadas hasta la muerte y picadas de ajos, y saltear en fuego vivo hasta que todo exhale el olor característico. Agregar dos tiburoncitos muertos, desangrados y despellejados en forma de filetes, incorporar abundantes restos mortales de tomates asesinados y triturados en Mendoza, junto con hojas muertas de romero cortadas en Villa Gesell, y cocinar diez minutos. Para culminar, añadir algunos cadáveres de langostinos y mejillones muertos por asfixia en los alrededores del Puerto de San Julián. Apagar el fuego y rociar con ácido acético al 5% (vinagre). Acompañar con lechugas muertas y cuerpos inertes de tomates finamente picados en juliana, aderezados con nabos picantes convertidos en pulpa en Japón (wasabi), y luego me cuenta. Si le gusta y puede, riegue con uvas muertas por arrancamiento de la vid, de la especie Torrontés, aplastadas, despellejadas y fermentadas. Seguramente habrá comprobado sus dotes de alquimista principiante. El ingrediente secreto e imprescindible es una actitud del chef de buena onda y una pizca de alegría. El caraculismo del cocinero aceleraría la descomposición de tantos cadáveres, y entonces se pudriría todo.

 

Si se repite consistentemente la experiencia positiva durante un tiempo prolongado, los lotos cerrados se abren a la luz y al amor, y de pura felicidad, comienzan a transformar la caca en flor, luego pueden ser Magos Blancos, y finalmente, llegarán a vencer a la muerte, resucitando.

 

Bon apetit!

 

 

Universidad Nacional del Alma

 

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm