La Revolución del Conocimiento

 

Como sabemos, la Tierra es hoy un estupendo jardín de lotos… cerrados.

 

Cada uno de nosotros es, potencialmente, un dios. La palabra que describe mejor al ser humano es uipidil. Somos únicos, irrepetibles, poderosos, inmortales, divinamente inteligentes y libres. Pero no lo sabemos.

 

La primera hilera de pétalos que se abre es la del conocimiento. La luz del conocimiento puede disipar las tinieblas de la Gran Ilusión, ese conjunto de creencias equivocadas que hemos aceptado como la verdad, y que son la causa principal del sufrimiento inútil de la humanidad, tanto a nivel individual como grupal (recordemos que la pareja humana es el grupo primario).

 

Afortunadamente, hemos elegido para vivir esta encarnación en una época maravillosa en la que por primera vez en la Historia todo lo que podemos llegar a comprender del diseño humano y del portentoso diseño de la vida en nuestro planeta, está escrito. Ha sido revelado y está produciendo lo que denominamos La Revolución del Conocimiento.

 

 

El origen está constituido por las revelaciones que denominamos la Metafísica Moderna, unos 50 libros escritos por Helena Blavatsky, Alice Bailey y Helena Roerich entre 1889 y 1949. Generan la nueva Ciencia de las Energías (Einstein, Gabor, Pribram) quienes entre 1905 y 1975 producen las teorías que culminan en la Primera Teoría Científica del Alma Humana, la que da lugar a la Teoría Astroholográfica que en 1995 le restituye el carácter de ciencia a la vieja astrología predictiva horoscopera. Desde 1975 a la fecha se produce el surgimiento de las escuelas espirituales, y el nacimiento de otra Ciencia, como lo es la de la Interpretación del significado de los Mitos Griegos. Este conjunto de conocimientos (disponibles en forma gratuita en Internet) es un círculo virtuoso de enorme potencia que irradia y está produciendo, entre otras cosas, el surgimiento de la mayor cantidad de proyectos educativos que inundan la atmósfera planetaria como nunca antes, y afecta en forma directa a las dos “fuentes de luz” de la cultura Occidental Globalizada: las Iglesias y las Academias, ambas profundamente materialistas y en conflicto entre sí.

 

El momento actual es de gran confusión y oscuridad, porque se verifica la presencia de innumerables “maestritos con su librito”, que se arrogan la posesión de la verdad  e intentan seducir a las mentes vírgenes de los lotos cerrados con recetas exclusivas y de efecto instantáneo en lo que en realidad es un arduo proceso de despertar a una nueva vida. ”Sólo la Verdad os hará libres”, nos recomendaba hace dos milenios un sabio hombre. Y la Verdad se encuentra en cada uno. El diseño es para no reconocer a ninguna otra autoridad más que la de la propia Alma, tan completo e íntegro es cada ser humano. Puede haber instructores o guías, pero ninguno que nos desvíe del Camino, cuyo indicio principal es la aparición de la Alegría en nuestra vida cotidiana.

 

La otra consecuencia previsible es la reinterpretación de los libros sagrados y de las autolimitadas teorías científicas materialistas para generar una síntesis del conocimiento que está dando lugar a una Religión Científica o una Ciencia de la Religión, que posibilitará la educación de uipidiles y la eliminación del sufrimiento y de las enfermedades humanas, por la comprensión del maravilloso diseño y del Proceso Evolutivo previsto para llevar a la perfección a todo lo que existe.

 

Como todo está escrito, es posible acelerar el proceso, tanto en la propia vida como en la creación de una Nueva Civilización del Amor. Es muy simple, pero para nada fácil por el enorme poder de los modelos mentales obsoletos que cada uno aceptó como verdaderos, y de los vendedores de ilusiones,   que constituyen las cadenas que nos atan a una vida miserable. Liberarnos es una tarea apta para los que se atreven. Diseñada para héroes y heroínas que apliquen su voluntad para conocer y comprender (aunque sea en parte) solamente 50 libros… que son los que generan esta estupenda Revolución del Conocimiento.