Los Organizadores Políticos del BIEN Nacional Y Planetario

¿Quién hubiera imaginado, hace tan sólo una década atrás en el tiempo, el surgimiento de líderes tan sintonizados con la dignidad de los humanos?

Confieso mi escepticismo de esos momentos, sustentado en el “que se vayan TODOS” del 2001, y en una experiencia llevada a cabo en el Honorable Senado de la Nación en el año 2002, por parte del grupo de Mil Milenios de Paz. De los 144 jóvenes capacitados como Líderes del Futuro, autores del Manifiesto por el Futuro del Mundo (documento que puede valer la pena leer), solamente uno de ellos votó por el grupo del título. Los otros 143 dividieron sus preferencias entre los 8 restantes conjuntos de almas que integran las huestes del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

Evidentemente, el poder que sustenta a los constructores de la Nueva Civilización del Amor es mucho más rápido y eficaz que nuestras pobres imágenes que teníamos de semejante influencia espiritual una década atrás. “Hombres de poca fe”, les decía Jesucristo a sus discípulos mientras los animaba a caminar sobre las aguas…

Hoy presenciamos una verdadera revolución  en la disputa cósmica entre los Hermanos de la Oscuridad y los Hermanos de la Luz, claramente diseñada para que todos practiquemos la facultad humana más poderosa: emplear nuestra mente para APRENDER A ELEGIR.

Si elegimos bien, podemos vivir largo tiempo, felices y sanitos. Si elegimos mal, sufrimos mucho, nos enfermamos y morimos antes. Es la ley. Bien o mal según las indicaciones de nuestro Maestro Interno, que es la propia Alma, cuyas cualidades energéticas son el Amor, la Sabiduría y la Voluntad. Afrodita (Venus), Atenea (Minerva) y Hefesto (Vulcano), según las mitologías grecorromanas. Si nos traicionamos, cometemos el peor pecado que existe: ACIDIA (que consiste en saber lo que es bueno, bello y verdadero, y no hacerlo. Y lo que es peor, obligarnos a hacer lo que no nos gusta).

Considerando nuestra precaria instrucción espiritual, derivada del materialismo cultural vigente en la civilización occidental globalizada, trataremos de aportar algunos elementos que contribuyan a ubicarnos del lado de lo que viene, y no de la cultura vieja y cristalizada que está siendo destruida porque ya no le sirve a la humanidad, sino tan sólo a unos pocos que todavía detentan cuotas del poder plutócrata (usureros, guerreros y traidores a la Patria), cultores de la pleonexia.

IDEAS, IDEOLOGÍAS, ÍDOLOS.  Son las posibles conexiones que configuran nuestros sistemas de creencias. Si uno CREE que es un sorete pecador, VIVE como un sorete pecador. Si uno CREE que todos somos individuos íntegros, diseñados para ser felices, puede cambiar nuestra vida. Las IDEAS son las únicas emanaciones divinas con las que los hombres podemos entrar en contacto, según Platón. Los organizadores políticos del BIEN nacional y planetario son individuos que han hecho ese contacto, y logran transmitir esas ideas a la gente. Entre el poder de las Ideas y el poder del Número de la gente, fuerzas muy potentes según Toynbee, podría una nación comenzar a vivir en Democracia. En cambio, si uno elige por cuestiones ideológicas, o vive su vida a través de los ídolos (televisivos, deportivos o bonitos), seguiremos siendo esclavos del materialismo consumista más degradante de la condición humana.

INTEGRIDAD, INCLUSIVIDAD, INOFENSIVIDAD. Son las características que emergen como los valores de la nueva civilización y cultura. Cada individuo humano es un holograma viviente de todas las energías inteligentes que existen en el Universo. Potencialmente divino, diseñado para ser feliz (si se da cuenta), considera a todos como hermanos, y trasciende el conflicto (que siempre es interno) para alcanzar la armonía y la alegría de vivir.

¿ESTADO BENEFACTOR O ESTADO MALEFACTOR? Podemos definir esta polaridad desde el punto de vista de la característica esencial de los humanos: el libre albedrío.

Un estado Benefactor genera condiciones sociales que posibiliten las cuatro libertades según Roosevelt (1941)  La primera, es la libertad de palabra y expresión - en todas partes del mundo. La segunda, es la libertad de cada persona para adorar a Dios a su propia manera - en todas partes del mundo. La tercera, estar libres de necesidades - que traducido en términos mundiales significa convenios económicos que aseguren a cada nación una vida saludable y pacífica para sus habitantes - en todas partes del mundo. La cuarta, estar libres del temor - que traducido en términos mundiales significa reducir globalmente los armamentos en tal grado y en forma tan completa, que ninguna nación pueda cometer un acto de agresión física contra algún vecino - en cualquier parte del mundo.

Un estado malefactor garantiza el sostenimiento de una minoría dominante, cuyos integrantes gozan de: Libertad para mentir, denigrar e injuriar; Libertad para encarcelar, torturar y asesinar o hacer desaparecer a cualquiera de los que amenacen el orden establecido; Libertad para drogar; Libertad para amenazar, organizar y hacer la guerra; Libertad para endeudar financieramente a personas, empresas y naciones, y someterlas a condiciones de pago que acrecientan el desamparo de las personas. Como lo que ocurrió en la Argentina en 2001 y ahora sucede en Europa.

¿ENDORFINAS O ADRENALINA? Como seres cuya capacidad comprobada para transformar energía psicoemocional en materia (en forma de hormonas), en esta facultad humana radica la más importante elección que cada uno puede efectuar en su vida (o en todas las vidas, si se prefiere). Si elegimos conectarnos con el miedo, el odio o la tristeza (cosa que hacemos con una naturalidad y facilidad espantosas), nuestras glándulas endocrinas inyectan adrenalina en el torrente sanguíneo, con las consecuencias científicamente comprobadas de stress, envejecimiento y muerte prematura. Lo que denominamos VIDA MISERABLE. En cambio, si elegimos conectarnos con el amor, la alegría y el entusiasmo, generamos endorfinas (la hormona de la felicidad), con las consecuencias científicamente comprobadas de salud, funcionamiento pleno y fluido, y ausencia de dolor. No importa que las causas del miedo o del entusiasmo sean reales o imaginarias, lo esencial es que el efecto de las endorfinas sobre el sistema es miles de veces más potente que la cocaína y la morfina juntas. Y gratis… Lo que denominamos VIDA PLENA. Lo realmente asombroso es que tanto la fuente del miedo como la del amor son INTERNAS y PREEXISTENTES. Desde el nacimiento hasta la muerte son parte integrante de todo individuo nacido en la Tierra. Solamente hay que aprender a encender y a operar con el Segundo Motor (la Bella), para que en funcionamiento armónico con el Primer  Motor (la Bestia), la vida individual, de relación, social y cultural se transformen como consecuencia del poder mágico del Alma.

El secreto de la vida es aprender a elegir…

 

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm