QUÉ ES ESPIRITUALIDAD

 

Leemos en uno de los cada vez más asombrosos libros de Alice Ann Bailey (Los Problemas de la Humanidad):

 

“Es menester que se presenten estas cosas en términos de bienestar espiritual para la humanidad y que se dé una interpretación más exacta del significado de la palabra espiritual. Ha pasado ya el momento en que se podía trazar una línea divisoria entre los mundos religioso, político y económico. La razón de la corrupción política y el planeamiento ambicioso de la mayoría de los hombres más descollantes del mundo, puede hallarse en el hecho de que las personas espiritualmente orientadas no han asumido –como deber y responsabilidad espiritual- la dirección de los pueblos. Han dejado el poder en malas manos y han permitido que dirijan los egoístas y los indeseables.

 

La palabra espiritual no pertenece a las iglesias ni a las religiones del mundo. La “religión pura e inmaculada” es caridad pura y seguir desinteresadamente al Cristo. Las iglesias mismas son grandes sistemas capitalistas, especialmente la Iglesia Católica Romana, y evidencian muy poco la mente del Cristo. Las iglesias han tenido su oportunidad, pero hicieron muy poco para cambiar el corazón de los hombres y beneficiar a los pueblos. De acuerdo a la ley cíclica, las ideologías políticas y los planes nacionales e internacionales, actualmente ocupan la atención de los pueblos y se hacen esfuerzos en todas partes por establecer mejores relaciones humanas. Para aquellos que se hallan espiritualmente orientados y para los colaboradores iluminados que trabajan en bien de la humanidad, es un signo de progreso y un indicio de la divinidad innata en el hombre. Verdaderamente espiritual es lo que relaciona al hombre con el hombre, y a éste con Dios, y que se manifiesta como un mundo mejor y corno expresión de las Cuatro Libertades en el planeta. Para ellas debe trabajar el hombre espiritual.

 

El Reino de Dios inaugurará un mundo en el cual se llegará a comprender que –en términos políticos— la humanidad en conjunto es de mayor importancia que cualquier nación; será un nuevo orden mundial construido sobre principios diferentes a los del pasado; un mundo en el cual los hombres introducirán la visión espiritual en sus gobiernos nacionales, en sus planes económicos y en todas las medidas tomadas para establecer seguridad y correctas relaciones humanas. Espiritualidad es, esencialmente, el establecimiento de correctas relaciones humanas, la promoción de la buena voluntad y, finalmente, el establecimiento de la verdadera paz en la tierra, como resultado de estas dos expresiones de la divinidad.”

 

Deberíamos indagar cuáles son Las Cuatro Libertades descriptas por Roosevelt. Mientras tanto, podemos comenzar a separar la paja del trigo, identificando en nuestra conciencia a los sostenedores del miedo, del odio, de la escasez (para los otros) y de las “Guerras de Dios” entre los hombres.