¿Qué te pasha Griesha? ¿Eshtásh nervioso?

 

¿Qué te pasha FIFA? ¿Eshtásh nerviosa?

 

Las salidas a la luz pública de los hermanos de la Oscuridad, con decisiones tan alejadas del sentido común y con difusiones mundiales notables, revela una especie de necesidad imperiosa (¿o imperial?) de restablecer un poder que está disgregándose, precisamente porque los humanos estamos comenzando a pensar con nuestros propios cerebros, y se sabe que estas ampliaciones de conciencia son irreversibles y se incrementan aún más con los viejos métodos del miedo y de la imposición injusta y brutal de la fuerza. Estamos comenzando lentamente  a TRANSFORMAR la caca en flor.

La sanción al ídolo uruguayo Luis Suárez y la opereta trágica de los fondos buitre con el Juez Griesa han compartido en estos días los titulares de los diarios.

Para comprender un poco mejor el tema de la Justicia norteamericana, sería útil y divertido volver a ver la serie “Boston Legal”, en particular aquellos episodios en los que aparece “Calzonazos”. Vale la pena.

La venganza excesiva de FIFA por la eliminación de Inglaterra y de Italia de la Copa del Mundo por parte de Uruguay tiene (y tendrá) interesantes derivaciones.

Estos afloramientos del fundamentalismo autoritario plutócrata tienen características diferentes de lo habitual, porque siempre existieron, pero ahora son inevitablemente públicos. Recordemos que el terrible monstruo al que tuvo que vencer Hércules en su Octavo Trabajo, la Hidra de Lerna, al que le crecían dos cabezas cuando le cortaban una. Lo malo crece en la sombra y se pudre. El héroe se mete en la mierda, levanta a la Hidra y la expone a la luz del Sol, y la bestia pierde instantáneamente su poder.

Los ámbitos oscuros y secretos de la Fifa y de la Justicia (y algunos otros), en los que los cargos no son elegidos democráticamente por los pueblos, pretenden sostener su poder, a pesar de que el hedor ya es insoportable, como dijera Francisco.

La paulatina iluminación de los nidos de Hidras y sus entornos putrefactos está produciéndose sin prisas pero sin pausas. Sólo tenemos que resistir un poco más. Cuanto más se muestren las distintas partes de ese poder oculto, mayor será el asco que generen.

Así vamos aprendiendo, por la Ley de Atracción y Repulsión, a elegir los caminos del Amor. Y a vivir imperturbables y serenos, incansables y sin temores. A pesar de todo.

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm