La restitución de la soberanía

 

Como sabemos, la manifestación más clara de la soberanía de una Nación consiste en la capacidad para emitir, sostener y emplear para beneficio de sus habitantes, el dinero, su divisa nacional. Después de muchos lustros, esta capacidad ha sido restituida por el Congreso  de la Nación, por lo que debemos celebrar este acontecimiento histórico.

 

Si bien la mayoría ha sido amplia en ambas Cámaras, es interesante analizar los argumentos de los que votaron en contra o se abstuvieron. El más importante consistió en la vieja (pero aún efectiva) enunciación del temor a la inflación, guión preferido de la Plutocracia para justificar su poder casi absoluto sobre la emisión de dinero en el mundo.

 

Afortunadamente, la crisis financiera de 2008/2009 (que aún continúa en Grecia, Europa y USA), demostró fehacientemente la falacia de tal argumento. Los integrantes de la Humanidad Una tuvimos que desembolsar 25 millones de millones de dólares para “salvar” a la delincuencia financiera planetaria (ver el film “El Precio de la Codicia”). Y no hubo ni un poquito de inflación. La teoría aterradora del monetarismo, inventada por Milton Friedman y sus “Chicago boys” y sus seguidores (Menem, Cavallo, De La Rúa, Redrado y predecesores) quedó científicamente destruida por esta debacle, en la que se demostró además que el dinero es un símbolo de valor intrínseco nulo. Cómo, si no, se podría generar semejante cantidad en tan corto lapso. Y si alguien pudo, ¿por qué no una Nación soberana?

 

Que algunos seguidores  locales del orden plutócrata (en proceso de autodestrucción por codicia o pleonexia según Platón), todavía no hayan podido captar esta verdad, demuestra que la Argentina fue el campo de experimentación más avanzado de esta verdadera guerra que se desarrolla en el plano mental y que tuvo su primera víctima en los EE.UU., nación aparentemente soberana, pero cuyo Banco Central (La Reserva Federal), está desde 1917 controlada por la Banca privada. El intento de extender esa estructura perversa de poder acaba de fracasar en nuestro bendito país, en el primer día de la entrada del Sol en el Signo de Aries, iluminando la tarea acuariana de Urano en Aries para renovar las ideas acerca del dinero (la sangre de los pueblos) y su empleo por el mayor bien para el mayor número de personas. Sin excluidos ni esclavos de un sistema financiero nefasto. Para mayor información, recomendamos releer el libro “El Futuro del Dinero”, disponible gratuitamente en el sitio que se indica más abajo, escrito hace 20 años, en el que se pronostica lo que hoy estamos viviendo.

 

Celebremos, pues.

 

sidereh@datamarkets.com.ar /Universidad Nacional del Alma