SUMISIÓN Y SOBERBIA

 

Las manifestaciones recientes de la justicia plutócrata (los anquilosados jueces y las instituciones cristalizadas que ellos integran), responden a la precisa estructura definida en el título del presente artículo. Griesa, la Corte Suprema Norteamericana, la decisión del Gran Jurado sobre el asesino de Ferguson, Bonadío, el HSBC, la “justicia” sueca y Julián Assange, el horror planetario de la tortura legalizada en Guantánamo, entre muchos otros casos, revelan la punta de un iceberg. Esta notable afloración de pelotudez humana se caracteriza por la falta total de respeto hacia las Leyes del Cielo, y también las de los hombres. En realidad, siempre han existido estas corrupciones, pero nunca han sido tan evidentes y públicas.

 

Afortunadamente para la raza humana, vivimos tiempos en los que los soretes flotan. Este gran limbo jurídico, ubicado por encima de toda legislación terrena, y por debajo de la Justicia Divina, funcional a la Plutocracia Global exclusivamente, está emergiendo a la conciencia planetaria gracias a los esfuerzos (astutos pero no inteligentes) de los Hermanos de la Oscuridad, que inventan las boludeces más atroces para justificar sus acciones notablemente crueles e inhumanas, respondiendo a su materialismo tan feroz como impiadoso.

 

Y aunque los vulgares (o sea todos nosotros), no seamos expertos en las complejidades de la Justicia Divina ni las de la justicia terrena, podemos distinguir rápidamente cuándo algo “huele a podrido  en Dinamarca”. O en cualquier otra parte. Porque el olfato es el sentido clave de la guía espiritual. En los individuos, en las naciones y en las civilizaciones.

 

Recordemos la definición de plutocracia con este simple gráfico:

 

 

El narcotráfico, el tráfico de armas y el sistema financiero, actuando en secreto y mafiosamente, dirigidos en la sombra por un puñado de familias ultrarricas, siempre han manejado los destinos de la civilización occidental, y particularmente a partir de los magnicidios de JFK y del Papa Juan Pablo I, es que comienza a revelarse su existencia (lo que representa el comienzo de su caída). Porque Plutón es el Rico, el Poderoso y el Invisible. Cuando Hércules saca a la luz a la Hidra de Lerna, ésta pierde su poder. Estamos viendo a las infinitas hidras de la plutocracia global en toda su horrenda magnitud, en directo, gracias a la Internet y a los medios de comunicación que no han logrado someter a su poderoso influjo monetario. Ya operan unos cuantos Hércules revelando secretos mensajes, secretas torturas, secretos asesinatos, secretas cuentas bancarias y secretos acuerdos políticos y económicos por doquier. Por ello se dice que la ancestral guerra entre los Hermanos de la Oscuridad y los Hermanos de la Luz se ha trasladado al plano mental. ¿Quién miente? ¿Quién dice la verdad? Porque la plutocracia ha comprado medios, periodistas, políticos, jueces, gremialistas  y esclavos de todo tipo, que sostienen en sus discursos la Libertad, Igualdad y Fraternidad nacidos con los primeros albores de la Era de Acuario. Pero la libertad que promueven es la libertad del zorro en el gallinero… Libertad para mentir, para difamar, para torturar, para drogar, para bombardear, para hacer desaparecer a los que piensan distinto, y a los que catalogan como terroristas.

 

No tienen idea del significado profundo de la transición de Piscis (Sexto Rayo de Devoción, que genera todos los fundamentalismos, conflictos y guerras entre los hombres), hacia Acuario (Séptimo Rayo de Orden Ceremonial, que generará las relaciones armónicas, amorosas, divinamente orientadas entre el Espíritu y la Materia).

 

La manifestación más estupenda de esta notable transición planetaria está dada por el hecho, inédito en la historia, del nacimiento de una nueva civilización, antes de que termine de fenecer la desastrosa Civilización Occidental Globalizada, conducida aún por la Plutocracia y sus esclavos.

 

Cuando lleguemos a la proporción de 60/40 entre los que eligen los caminos del Amor y los que continúan tomados por el Miedo y el Odio, será el Fin del Tiempo, el tiempo de la cosecha, el tan famoso e incomprendido Apocalipsis, que significa Revelación en griego.

 

Hemos elegido encarnar en estos momentos, de manera que es posible presenciar esta grandiosa etapa de la vida en el Planeta Azul, simplemente despertando y ayudando a despertar a otros, para contribuir a la construcción de la Nueva Civilización del Amor, sin luchar contra nada ni contra nadie, sabiendo que el verdadero Poder no es el material, sino el Espiritual. Y que los instrumentos para conectarlo no son ni la SUMISIÓN NI LA SOBERBIA, sino la SENSIBILIDAD. Por ello, y porque Afrodita /Venus, la diosa del Amor, es el símbolo universal de la mujer, el poder es hoy de cualidad femenina, que poseen naturalmente las niñas (y también algunos niños sensibles – no nos dejen afuera…).

 

Estos conceptos tan claros permiten comprender la cualidad energética del denominado Cuarto Rayo (Armonía, Belleza y Arte, pero que se obtienen a través del Conflicto). Por ello, lucharemos, hasta que aprendamos a amarnos. Y muchos ya observan un gran hastío del conflicto.

 

Por ello los griegos, la “crema” de la civilización Atlante, hace un millón de años colocaban en las encrucijadas de los caminos una Herma (una estatua de Hermes/Mercurio, el dios de la mente, mostrando delicadamente sus genitales en estado de erección), significando que en toda crisis tenemos que aprender a elegir los caminos del Amor.

 

No es posible LUCHAR CONTRA la Plutocracia Global. Todo aquel que promueve la lucha, el combate, la aniquilación o la desaparición del otro, es parte de lo viejo, de lo que muere.

 

Como en la experiencia del Centésimo Mono, los monos viejos no aprendieron todavía a lavar su alimento en el mar, y se siguen comiendo las batatas llenas de arena, sufriendo al pedo y muriéndose antes, por no aprender a mojar amorosamente su batatita en el Océano Inconmensurable y Abundante de la Vida…

 

Acuario es la integración inteligente del Espíritu y la Materia, del Alma y del Cuerpo, unidos por la Mente Iluminada, de la Bella que dirige amorosamente a la Bestia y se casa con ella. No es la exclusión ignorante del Espíritu ni la denigración absurda de la materia. Por eso se dice que tenemos que aprender a elevar la Tierra a los Cielos, y a traer los Cielos a la Tierra, como una síntesis del Quinto Reino de la Naturaleza, que ya posee un paradigma dado hace dos milenios: “AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS”

 

Que aprenderemos a manifestar en cada individuo, en cada Nación y en la Humanidad Una.

 

¡Avanti con las endorfinas!, que son abundantes y gratuitas. Para todos y para todas.

 

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm