Celebremos!

 

-      Que nuestra querida Patria ha sostenido dignamente la defensa de su pueblo, por la acción inteligente de sus representantes, ante la agresión de los usureros más poderosos del planeta.

 

-      Que la acción desaforada de un juez, a todas luces sometido a la voluntad de la usura internacional, posibilite la salida a la luz de una de las cabezas de Hidra más nefastas y peligrosas de la Civilización Occidental Globalizada. Leemos en el libro “El Mal. Cósmico. Planetario. Individual”, disponible gratuitamente en www.sidereh.com.ar :

 

Hoy hemos alcanzado una etapa notable en lo que respecta a la comprensión de lo que somos, del sentido de la vida y de lo que puede ser lo bueno, lo bello y lo verdadero. Cabe preguntarse en qué nivel se encuentran los Hermanos de la Oscuridad. Un libro nos ayuda a definir con precisión sus avances.

 

Ante todo, debe reconocerse que la causa de la inquietud mundial, de las guerras que han destrozado a la humanidad y de la miseria que se ha extendido por todo el planeta, puede atribuirse en gran parte a un grupo de hombres egoístas que, con fines materialistas, ha explotado, durante siglos, a las masas, y ha aprovechado el trabajo humano para sus propios fines egoístas. Desde los señores feudales de Europa y de Gran Bretaña, en la Edad Media, pasando por los poderosos grupos comerciales de la era Victoriana, hasta ese puñado de capitalistas - nacionales e internacionales - que hoy controla los recursos del mundo, ha surgido el sistema capitalista que ha destrozado el mundo. Este grupo de capitalistas monopoliza y explota los recursos del mundo y los productos necesarios para vivir en forma civilizada, y lo ha podido hacer porque posee y controla la riqueza del mundo y la retiene en sus manos mediante precisas directivas entrelazadas. Ellos hicieron posible la vasta división entre los muy ricos y los muy pobres; aman el dinero y el poder que el dinero da; apoyaron a gobiernos y políticos; controlaron al electorado; hicieron posibles los objetivos estrechos y nacionalistas de políticos egoístas; financiaron los negociados mundiales; controlaron el petróleo, el carbón, la fuerza motriz, la luz y los transportes, y pública y anónimamente el movimiento bancario del mundo.

La responsabilidad de la gran miseria que prevalece hoy en todos los países del mundo corresponde principalmente a ciertos grupos interrelacionados de hombres de negocios, banqueros, ejecutivos de carteles internacionales, consorcios, monopolios y organizaciones, y a directores de grandes corporaciones, que sólo buscan su propio beneficio o el de la corporación. No les interesa beneficiar al público, excepto en lo que respecta a la demanda pública por mejores condiciones de vida, lo cual les permitirá, bajo la Ley de Oferta y Demanda, proveer productos, transportes, luz y fuerza, que a la larga redundarán en mayores beneficios. Las características de los métodos empleados por tales grupos son: la explotación del potencial humano, el manipuleo de los principales recursos planetarios y la promoción de la guerra para beneficio comercial y personal.

En todas las naciones existen tales hombres y organizaciones responsables del sistema capitalista. Las ramificaciones de sus negocios y el aferramiento financiero sobre la humanidad, existían antes de la Segunda Guerra; estaban activos en todos los países, y aunque durante la guerra se han mantenido ocultos, aún existen. Forman un grupo internacional estrechamente interrelacionado; trabajan en completa unidad de ideas e intención y se conocen y comprenden mutuamente. Estos hombres pertenecían a las Naciones Aliadas y a las Potencias del Eje; trabajaban juntos antes y durante todo el período de la guerra, mediante directorios entrelazados, bajo nombres falsos y a través de organizaciones encubiertas, siendo ayudados por las naciones neutrales que pensaban como ellos. A pesar del desastre que trajeron al mundo, están organizándose nuevamente, renovando sus métodos y no han cambiado sus objetivos, ni se interrumpieron sus relaciones internacionales. Constituyen hoy la mayor amenaza que enfrenta el género humano; controlan la política; compran a los hombres prominentes de cualquier nación; aseguran el silencio mediante amenazas, dinero y temor; amasan riquezas y compran una popularidad espuria por medio de empresas filantrópicas; sus familiares llevan una vida cómoda y fácil y no saben lo que significa trabajar como Dios manda; se rodean de belleza, lujo y posesiones y cierran los ojos a la pobreza, la desdicha, la indigencia, la desnutrición y la sordidez de la vida de millones de seres; contribuyen a las obras de caridad y a la Iglesia, a fin de tranquilizar su conciencia y evitar el impuesto a los réditos; proporcionan trabajo a muchos millares de hombres, pero les dan un salario tan exiguo que les imposibilita disfrutar de las verdaderas comodidades, del descanso, la cultura y los viajes.

Esto es una terrible acusación. Sin embargo, se pueden comprobar miles de casos; tal situación está gestando una revolución y un creciente espíritu de inquietud. Los pueblos despiertan y está amaneciendo un nuevo día. Pero se inicia ahora una guerra entre los adinerados egoístas y las masas humanas que exigen juego limpio y adecuada participación en las riquezas mundiales. (Los Problemas de la Humanidad – Alice Ann Bailey, 1947).

 

Para transformar algo, es necesario primero reconocer que ese algo existe. ¡Y vaya si existe! Además tiene nombre. Se denomina Plutocracia Global. Que es el conjunto de Hermanos de la Oscuridad que detentan el enorme poder de las armas, del narcotráfico y de las finanzas. Al que han agregado el poder de los medios masivos de comunicación. Porque la guerra se ha trasladado al plano mental. ¿Qué creo yo que soy? ¿Quién miente y dónde está lo bueno, lo bello y lo verdadero? Cuando la cosa se pone tan espesa, existe una gran tensión entre lo Luminoso y lo Oscuro, que puede producir un surgimiento de características similares a las de los dos experimentos anteriores. O no. No sabemos. Lo que sí sabemos es que este avance de las cualidades humanas en el plano mental puede producir (y produce) un incremento de la crueldad en las acciones de la Plutocracia. Porque un ser humano con su mente desarrollada puede ser más cruel que cualquier animal salvaje, el que está regido por un orden instintual perfecto y potente. Dan fe de ello el incremento de las guerras, la falta total de consideración por lo más excelso de la creación, como son las vidas humanas, las masacres nacionales y raciales, los genocidios, la miseria humana que muestra la TV.

 

Y ahora, ¿Quién podrá ayudarnos?

Este estado desastroso de conexión individual con el miedo y con la bronca está siendo exacerbado por la acción desaforada de los medios masivos de comunicación globalmente organizados, como una incorporación reciente en esta guerra en el plano mental que mencionábamos.

Cabe preguntarse qué acciones ha concretado la Hermandad de la Luz para contrarrestar esta ofensiva tan cruel, peligrosa y desesperada de sus hermanitos oscuros.

Estamos viendo que el principal problema que existe es la negación por parte de los Hermanos de la Oscuridad de la naturaleza espiritual de todo lo que existe, y de la difusión y permanencia de modelos mentales materialistas en extremo.

Con el propósito de aportar un poco de paz y un poco de luz en estos momentos realmente dramáticos de la historia, haremos un resumen incompleto de aquello que consideramos magnos acontecimientos que sin duda, cuando sean reconocidos públicamente, formarán parte de una epopeya que empalidecerá las de La Guerra de las Galaxias, Matrix, Avatar, El Señor de los Anillos, y el Hobbit, juntas.

No es casual que los cineastas capten en forma simultánea semejante cantidad  de sagas heroicas de combates increíbles entre el Bien y el Mal.  En realidad, los escritos ocultos denominan Armagedón a la guerra que estamos viviendo.

 

Una parte del Bhagavad Gita reza:

"Siempre que haya un debilitamiento de la Ley y un crecimiento de la ilegalidad en todas partes, entonces Yo me manifiesto."

"Para la salvación de los justos y la destruc­ción de aquellos que hacen el mal, para el firme establecimiento de la Ley, Yo vuelvo a nacer edad tras edad."

Libro IV, Aforismos 7 y 8.

 

Como sabemos desde la Mitología Griega, el Octavo Trabajo de Hércules consiste en liberar a la humanidad del más terrible monstruo. La Hidra de Lerna. El héroe lo logra sacando a la luz a la espantosa bestia. Solamente eso. Mostrando al mundo las horrendas aberraciones producidas por la miseria humana. Para que cada uno pueda elegir. Teniendo Memoria. Y sacando a la luz pública a la Hidra. De manera que los medios de comunicación se transforman en el Frankenstein moderno que destruirá a su Master.

 

No estamos solos en este estupendo proceso de evolución de la humanidad. Simplemente tenemos que resistir las pestilencias que observamos cotidianamente, sin vomitar demasiado. Imperturbables y serenos, incansables y sin temores.

 

Ya están trabajando los Organizadores Políticos del Bien Nacional y Planetario. Y también los Economistas y Financistas de la Distribución de los Recursos Abundantes.

 

¿Tendrá que operar el Ajustador de las Finanzas para hacer desaparecer el dinero de la faz de la Tierra? ¿O no será necesario?

 

El escenario es grandioso. No se pierda los próximos capítulos. Y no se olvide de generar y sostener su cuota cotidiana de endorfinas, que residen en su propia Alma. Le será muy útil para aprender a amar a los Hermanos de la Oscuridad.

 

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm