CRISIS 4

LA CRISIS DEL CAMPO 2

 

Como habíamos comprendido en los posts sobre crisis de este blog, toda crisis es una oportunidad para aprender a elegir el camino del Amor. Si uno elige bien, es feliz y sanito. Si uno no se atreve, y elige motivado en el miedo, en la bronca ó en la miseria, sufre y se enferma. Esto es válido para un individuo, una pareja, una empresa, una Nación o una Civilización.

 

Lo que está en juego en esta crisis, entre otras manifestaciones, son el Poder y el Conflicto.

 

El Poder tiene dos niveles de expresión. El primero, el más bajo, está caracterizado por una dualidad que reconoceremos fácilmente:

 

SUMISIÓN O SOBERBIA

 

La trascendencia amorosa e inteligente de esta polaridad es la:

 

SENSIBILIDAD

 

Que es la característica femenina, receptiva para conectar el inconmensurable Poder Espiritual, que nos permite funcionar “imperturbables y serenos, incansables y sin temores”, aunque nos caigan bombas atómicas en el inodoro.

 

El Conflicto también tiene una polaridad expresiva muy fácilmente reconocible en la experiencia cotidiana:

 

REVOLUCIÓN O RENDICIÓN

 

La trascendencia amorosa y poderosa de esta polaridad brutal es el:

 

RITMO

 

Único modo de acceder a la Armonía, y de practicar el sabio modo oriental que nos incita a aprender a “escondernos entre las llamas”.

 

La fuerza es el derecho de las bestias.

 

Todos somos Bestias poderosas que estamos aprendiendo a calmarlas, para poder operar desde el poder, la alegría, la inteligencia y la Bondad de la Bella.