Denigrator

La creatividad de los Hermanos de la Oscuridad ha generado un notable estilo comunicacional constituido por insultadores/as que operan tanto en los medios masivos de información como en los ámbitos judiciales, profesionales y políticos más variados, y que se caracterizan por:

 

-      Ilusión de impunidad.

-      Ignorancia de las consecuencias nefastas del manejo de las poderosas energías del odio, del miedo y de la mentira.

-      Indiferencia hacia la excelsa dignidad humana, tanto individual como colectiva.

 

Por su valor en relación con la calidad de nuestra vida cotidiana, analizaremos cada uno de los puntos desde la perspectiva amplia y abarcante de la naturaleza real de los seres humanos, y del diseño prodigioso de la Vida en el planeta Tierra.

 

-      Ilusión de impunidad

Una de las leyes de la Vida más conocidas y menos comprendidas es el “Cosecharás tu siembra” bíblico, “El que las hace las paga” o “Karma” en la filosofía hindú. El Libro de la Vida registra cada pensamiento, sentimiento y acción de todos y cada uno de los seres humanos, con toda precisión, en HD y sin la más mínima posibilidad de ocultamiento, distorsión, borrado o manipulación. Estos registros son prolijamente guardados en planos que no pueden ser incendiados ni destruidos (como Iron Mountain), y constituyen la base informática para la aplicación de la Ley de Economía, por la que cada individuo tendrá que hacerse cargo, más tarde o más temprano, al contado o en cuotas, de cada acto, pensamiento o emoción, de cada pijotería o crueldad, de cada mentira o difamación, de cada ocultamiento o distorsión que se haya apartado de la Verdad, la Bondad o el Amor. Todo este maravilloso y complejo diseño ha sido generado para que en cada crisis o encrucijada de la vida, los humanos aprendamos a elegir los caminos del Amor, de la Verdad, de la Justicia y la Belleza, hasta que experimentemos amarnos los unos a los otros, y hasta que el último cansado peregrino emprenda el camino de regreso. Los violentos, los usureros y los traidores a la Patria, tan de moda en los círculos rojos actuales del poder plutócrata, son los candidatos a ser retribuidos con los planes de pago más cortos y/o el contado estricto. Según el Dante, que en apariencia conocía el funcionamiento íntimo, tanto del INFERNO como del PARADISO.

 

-      Ignorancia de las consecuencias nefastas del manejo de las poderosas energías del odio, del miedo y de la mentira.

Las glándulas del sistema endocrino de cada hombre o mujer nacidos en la Tierra producen e inyectan en el torrente sanguíneo hormonas de diferentes tipos que determinan el funcionamiento más adecuado del cuerpo biológico en función de la percepción que el individuo tenga de su entorno en cada momento de su vida. Si esa percepción es de miedo o de odio, el cuerpo se prepara para combatir a muerte o huir con el fin de preservar la vida, generando inyecciones de adrenalina, que los endocrinólogos denominan “la hormona del miedo”. La eventual represión del impulso requiere el empleo de grandes cantidades de energía vital que pueden desembocar en lo que se denomina “stress”, y eventualmente enfermedades y la muerte. La adrenalina tiene efectos acumulativos porque tarda 48 horas en ser expulsada del sistema. Con lo cual, el exceso de adrenalina produce enfermedad y muerte prematura. Mucha adrenalina enferma y mata. Sin importar que la percepción del individuo provenga de la realidad o de la sensación de miedo o de peligro. El poder de los medios masivos de comunicación en tal sentido es hoy empleado para generar y/o exacerbar las sensaciones de miedo y de odio, a nivel nacional y planetario. La responsabilidad kármica de los individuos y de los medios de comunicación propaladores del miedo y del odio se torna evidente. Los odiadores a sueldo arriesgan mucho más que su posición en la cloaca. Están poniendo en riesgo su propia vida, y lo que es peor, las vidas de millones de incautos que aceptan como verdad lo que difunden las potentes usinas de desparramo de denigración, mentiras, miedo y bronca. “Ay de aquellos que inician guerras” es una frase difundida en las revelaciones publicadas de la Metafísica Moderna, al igual que “El peor veneno es la irritabilidad”.

Si en cambio, la percepción es de armonía, alegría, amor y placer, las glándulas segregan e inyectan endorfinas en el torrente sanguíneo, denominada por los que saben “la hormona de la felicidad”, cuyo efecto es miles de veces más potente que el de la morfina y la cocaína juntas. Y gratis.

Usted, querido lector, ¿genera más endorfinas que adrenalina en cada día de su vida? Revise con cuidado los diarios y libros que lee, las películas que ve, los canales de TV que frecuenta, los programas de radio que escucha y las relaciones que sostiene. No es por los otros, sino por uno mismo. Y si no es ahora, ¿cuándo?

-      Indiferencia hacia la excelsa dignidad humana, tanto individual como colectiva.

Cada ser humano nacido en la Tierra “creado a imagen y semejanza de Dios”, según la Biblia, es, de acuerdo a la Ciencia, un individuo único e irrepetible, poderoso, inmortal, divinamente inteligente y libre. Un uipidil. Esta condición de diseño del Cuarto Reino de la Naturaleza, no es reconocida por los odiadores, los perros de la guerra, los usureros ni por los traidores a la Patria, a pesar de la aparición en 1780 del lema acuariano de Libertad, Igualdad y Fraternidad nacido con la Revolución Francesa.

 

La exclusión, el ajuste, el desamparo, la invisibilización mediática, el odio, la prohibición de ingreso, la represión policial y militar, la esclavitud, el bombardeo y la aniquilación son los medios habitualmente empleados por los destructores en relación con los pobres de la Tierra. Porque ignoran la excelsa divinidad de cada individuo.  

 

Las consecuencias de estas actitudes han generado una civilización no apta para niños, pobres ni viejos, que se autodestruye por falta de amor, que es la única energía aglutinante, cohesionante, curadora, preservadora. El odio y el miedo generan productos que repelen, son oscuros y perecen.

 

Las fuentes de amor y de alegría son inmanentes en cada ser humano. Si no se manifiestan con inteligencia y alegría, suelen manifestarse igual, pero en forma de síntomas. “Toda enfermedad es producto de la inhibición de la manifestación de las energías del Alma”, reza la Primera Ley de la Curación. Por eso mueren TODAS las formas que no sirven o que se oponen a la felicidad humana. Por eso el Undécimo Mandamiento indica “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

 

Hay que aprender a cuidar y a amar a todos los hombres y mujeres del Planeta Tierra, comenzando por uno mismo.

 

La mesa está servida. La afluencia del Amor Universal en estas épocas, producida por Neptuno (el Planeta del Amor) transitando por su signo Piscis, Júpiter en tránsito por Cáncer (el signo del cuidado y del cariño) y Saturno visitando Escorpio (el signo del Poder, del Sexo y del Dinero), generan un triángulo de gran poder emocional, representa una gran oportunidad para comenzar a vivir una vida más plena en lugar de una vida miserable. Sabiendo que toda miseria significa literalmente en griego (mis-Eros) separado de la fuente interna de Amor.

 

Afortunadamente, ya ha nacido en la América del Sur una nueva cultura y civilización en la que muchos líderes trabajan “por el mayor bien para el mayor número de personas”, quienes son los principales blancos de las acciones de los denigrators del mundo.

 

Nunca es tarde cuando la dicha es buena. ¡Avanti con las endorfinas!

 

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm