DINERO ABUNDANTE PARA TODOS

iEco

Economía

ENTREVISTA. MUHAMMAD YUNUS

“Creemos un mercado financiero para las empresas que ayudan a la gente”

MAR 28/10/08 20:10 | El fundador del Grameen Bank y premio Nobel de la Paz se refirió a las lecciones que podían extraerse de los microcréditos para la crisis de las finanzas tradicionales y de las empresas sociales que miden sus resultados por la ayuda que prestan y no por los dividendos.

 

“Mucha gente tiene la impresión de que los negocios sólo se pueden hacer de una forma, para ganar dinero. Eso es lo que los teóricos siempre dijeron y por eso la cuestión de la empresa social no había surgido antes”

 

Por Francisco de Zárate | fdezarate@clarin.com

 

Si hay un mercado bursátil que castiga o premia a las empresas en función del número de dólares que juntaron, ‘por qué no crear uno que las juzgue según el número de personas a las que ayudaron? En él, en vez de The Wall Street Journal leeríamos The Social Wall Street Journal para juzgar qué “empresas sociales” cumplieron mejor con su objetivo número uno: ayudar a los demás.


Ahora que vimos que hay grandes agujeros en el sistema tenemos que pensar en un diseño que no los cree en el futuro. El microcrédito y concretamente el caso de Grameen Bank muestran otro ejemplo: incluso en los períodos de crisis, como los ciclones o las inundaciones, no dejó de funcionar. ‘Qué elementos tienen los microcréditos que no tienen las finanzas tradicionales? Son preguntas legítimas.

- ‘Tiene alguno en mente?

- En primer lugar, lo decía incluso antes de esta crisis, el sistema financiero tiene que ser inclusivo. A nadie se le debería negar un crédito. Ese sería el requisito número uno. Tendríamos que ver quiénes están siendo rechazados y por qué, para ver cómo los incluimos. Siempre digo que el crédito debería ser aceptado como uno de los derechos humanos. Es nuestro trabajo diseñar un sistema que lo permita.


Es importante leer la nota completa.

Yunus habla, por experiencia propia en el Grameen Bank, del éxito concreto de los principios siguientes:

 

- del mayor bien para el mayor número de personas,

- de inclusividad, opuesto al de exclusión,

- de abundancia, en lugar de escasez del dinero, que nos lleva a

- la eliminación del interés en las transacciones financieras.

 

Habrá muchos que se opondrán, pero estas ideas son la base de la Nueva Civilización del Amor, nacida en 1945 y en pleno crecimiento. Para participar en su construcción, sólo tenemos que generar y sostener relaciones de alta calidad. Nunca más traicionarnos ni someternos a ningún Minotauro moderno. Tampoco es necesario “luchar contra” nada ni nadie. De los laberintos sórdidos y húmedos que hemos creado, se sale hacia arriba con las alas de la mente, según nos informaba Dédalo, el tecnólogo en jefe de la Civilización Minoica.

 

Vivimos una época en la que conviven los destructores de lo viejo y los constructores de lo nuevo. Hay que elegir bien, y sostener la elección con el poder de la Voluntad que reside en el Alma.