Durmiendo con el enemigo

La añeja disputa entre la luz y la oscuridad, cuyo origen se pierde en la noche inconocible de los tiempos, ha tenido en estos días el surgimiento visible de algunas putrefacciones subyacentes en esta cultura no apta para individuos sensibles.

Carl Rogers, un notable contribuyente de las fuerzas luminosas del planeta, nos instruyó en una verdad aplicable a todos y a todas: “Para transformar algo, primero es necesario reconocer que ese algo existe”.

Estamos contemplando, turbados, los vínculos viscosos y malolientes entre las fuerzas policiales, el narcotráfico, autoritarismos de diversas calañas y formas, relaciones “non sanctas” con la justicia, con procederes violentos y extorsivos, que realmente no condicen con la delegación de autoridad destinada constitucionalmente al cuidado y a la seguridad de todos los ciudadanos, y sus actividades y posesiones mundanas.

Este reconocimiento constituye el primer paso en el proceso previsible de transformación.

En realidad, siempre se sospechó con fundamento acerca de la existencia de semejantes relaciones, pero su manifestación en el día de la celebración de 30 años de democracia las convirtió en notorias públicamente, lo cual constituye otro tiro por la culata para los ingenuos manejos de las huestes de los Hermanos Negros. Todo lo oculto sale a la luz.

¿A quiénes les estamos dando armas letales y pagando para que cuiden el orden  y la seguridad públicas? ¿Cuáles deberían ser las relaciones correctas entre las autoridades elegidas democráticamente, el poder judicial, las policías y los poderes fácticos (los luminosos y los oscuros)? ¿A quién le sirven las policías bravas? Son preguntas instaladas en la sociedad por las acciones desembozadas de los autores e instigadores de los desmanes que estamos comentando.

Dante Alighieri nos recomienda tener en cuenta que los tres niveles más profundos del Inferno están ocupados por los violentos, los usureros y los traidores a la Patria.

No está mal como conjunto de limitaciones que debieran ser inaceptables para cualquier sociedad democrática, con el fin de comenzar a perfeccionar instituciones, vínculos y delegaciones del poder constitucional del pueblo argentino, con prolijidad y paciencia.

La verdadera democracia se va construyendo lentamente con el compromiso de los gobernantes que trabajan por el mayor bien para el mayor número de personas. Los que saben y pueden deben ocuparse de, y cuidar a los que no saben ni pueden.

También  con lentitud, pero inexorablemente, es adecuado ir abandonando la práctica tan frecuente de dormir con el enemigo, para comenzar a generar el famoso Tercer Hogar, que es un sitio donde a uno lo quieren, lo cuidan, lo miman, y si tiene ganas, le echan un polvito, sustituyendo paulatinamente las relaciones tóxicas que supimos conseguir por otras más inteligentes y amorosas.

Estas adecuadas transformaciones individuales y sociales forjarán una nueva cultura y civilización, en la que con toda probabilidad el miedo, el odio, las armas, el dinero y los narcotraficantes se convertirán en anacronismos asombrosos para las nuevas generaciones, educadas para vidas plenas y abundantes, pletóricas de endorfinas provenientes de la Bella, y mucho menos saturadas de adrenalina originada en la Bestia de cada uno.

En este tránsito azaroso del aspirante que es la Humanidad Una, es posible reconocer los dolores del parto de todo lo que está muriendo, para dar lugar al nacimiento glorioso y luminoso, festivo y alegre, que se corresponde con la realidad de hombres y mujeres diseñados a imagen y semejanza de Dios, para ser felices en esta encarnación, por medio de la estupenda fuerza de los que ya probaron el Navarro Correas de la dignidad humana, y no quieren más el tetrabrik de la miseria neoliberal.

Ayer ha sido posible observar esta notable polaridad en la Televisión Digital Abierta, simplemente cambiando de canal, gratis, en High Definition y pantalla gigante. ¡Que lo parió! – diría Mendieta-.

Para reforzar el espectáculo, en el mismo día y con el mismo despliegue tecnológico, hemos accedido a la visión del sufrimiento de los pueblos de los ex Estados Benefactores de Europa y Estados Unidos de Norteamérica, transitando por la misma situación que sufriera nuestra patria en 2001: el default (quiebra) de Detroit, “el Sueño Americano está en peligro” (Obama), el cierre de la TV pública y el 30% de desempleo en Grecia. Hechos dolorosos, contrapuestos al surgimiento de los nuevos Estados Benefactores en el Cono Sur de América.

Sólo tenemos que resistir un poco más los embates furibundos de los Tres Jinetes Oscuros del Apocalipsis, para posibilitar el anclaje irreversible del Amor y la Alegría (“Defender la Alegría”, poema vital de Benedetti cantado por Serrat, premiado ayer) en este valle de lágrimas.

El futuro es de los que se atreven a enfrentar y superar las crisis, que son solamente oportunidades para que aprendamos a elegir los Caminos del Amor.

Atrévase usted también a ser feliz, querid@ amig@, aquí en la Tierra. Hay endorfinas para todos y para todas. Nuestros cuerpos no están preparados todavía para viajar a Marte, aunque haya más de 200.000 personas anotadas en la lista de espera…

 

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm