ENERO

En griego se escribe Γαμηλιων (Gamelión), que es el séptimo mes ateniense del año, (mitad en enero y mitad en febrero). Literalmente, es el mes de los matrimonios. Comprendía el período entre el 21 de enero y el 20 de febrero. 

Corresponde a las energías zodiacales de Acuario.

El planeta regente de Acuario es Urano.

 El primer matrimonio o unión sexual que los griegos reconocen como generadora de dioses y hombres (Teogonía) es entre Urano (el cielo con todas sus estrellas) y Gea (Gaia), la Madre Tierra. Todos los atardeceres, Urano cubría a Gea. De esa unión nacían criaturas de todo tipo. Al decir de Ken Carey: 

Y sucedió que el Eterno Uno habló y dijo: “Es bueno que ustedes concibieran esta idea, para que Yo pueda vestirme en un cuerpo mitad espíritu, mitad piedra, para que por medio de ese cuerpo, Yo pueda comenzar una Segunda Etapa de Creación Universal. El Universo que ustedes conocen es sólo el huevo, la semilla. Es bueno que hayan concebido a este ser biológico. Tienen mi bendición. Cuando sea el tiempo, Yo surgiré en la criatura.” 

Continúa relatando el mito que el perfeccionismo uraniano hacía que el padre volviera a enterrar en el vientre de Gea a todas aquellos vástagos que no satisfacían su afán de excelencia. Y el ritual creativo era cotidiano. Todas las tardes, sin lugar para la jaqueca o el cansancio… Hasta que Gea se hartó. Mandó a construir una guadaña de proporciones celestiales, y le pidió a su hijito Crono (Saturno), que la liberara del esmero de su papi. Una tarde, cuando Urano se disponía a cubrir nuevamente a Gea, apareció el guadañazo, y los genitales de Urano cayeron al mar. De allí nació Afrodita, pero esa es otra historia. Crono reinó largo rato sobre la Tierra. 

Algunos millones de años después, en 1781, Herschel descubre en los cielos al planeta Urano. Y ocurren las Revoluciones más importantes de la historia moderna. La Revolución Francesa y la Norteamericana, que terminan con regímenes oprobiosos. Urano representa a la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. La Astrología Científica nos informa que los planetas son redescubiertos cuando la conciencia humana está preparada para comprender el significado que el símbolo oculta. Toda la humanidad evoluciona lentamente desde la dependencia canceriana hacia la individualización de Leo, y de allí hacia la Libertad acuariana, desarrollada por Hércules, Buda, Cristo y otros, como humanos vencedores de la muerte.

Urano nos devuelve la libertad y la inmortalidad como tesoros inmanentes, hoy ocultos en cada corazón humano. Puede decirse que nos anima a seguir explorando lo que somos, desde la libertad de sabernos divinos. También puede afirmarse que la Humanidad, preparada mentalmente, recibe el premio de la comprensión de su naturaleza real, mitad espíritu, mitad materia, todo energía. 

Cuando transitemos desde el miedo a la muerte hacia la felicidad individual, y de allí a la Creatividad del Mago Blanco, se habrán afianzado las energías de la Era de Acuario y tendrá lugar la Segunda Etapa de la Creación Universal. 

Todo depende del Matrimonio Interno entre cada Alma y su Personalidad. De esa unión depende todo.