El grupo de Observadores Entrenados de la Realidad

En estos tiempos en los cuales los medios masivos de comunicación juegan un rol preponderante en la Guerra que tiene lugar en el plano mental entre los Hermanos de la Oscuridad y la Hermandad Blanca, es de vital importancia reconocer la verdad entre la jungla de mentiras, ocultamientos, desinformación, espionaje, denigraciones y viejos modelos mentales que intentan sostener e incrementar la Gran Ilusión entre los hombres.

Este grupo de Almas tiene la ardua misión de sostener la Visión ante los ojos de los hombres, a pesar de los intentos denodados, costosísimos, inhumanos y crueles de los plutócratas y sus esclavos. La difusión del miedo, del odio y del desánimo, la justificación y defensa de los halcones de la guerra, de los buitres de las finanzas y de los habitantes del “círculo rojo” que son los verdaderos depositarios del poder fáctico, el que siempre se ha opuesto al funcionamiento de los poderes establecidos institucionalmente, despliega un panorama realmente apasionante, en el que no hay lugar para la negación ni para la ignorancia. Los tiempos nos incitan a elegir. Porque el premio es alto y los riesgos también son enormes. Está en juego la dignidad humana, nada menos que la resurrección de la humanidad de la fría tumba del materialismo más perverso y potente que haya existido jamás.

La definición inevitable y positiva de este magno combate entre lo oscuro y lo luminoso, entre el miedo y el amor está prevista, pero será más temprano que tarde tan sólo si la paz nace en el corazón de los hombres, si aprendemos a elegir los caminos del Amor, como nos indicaban los griegos hace un millón de años por medio de las Hermas. Que eran efigies del dios Hermes (Mercurio, la mente inferior) exhibiendo delicadamente sus partes íntimas, que se ubicaban en todas las encrucijadas de los caminos (crisis o punto de elección), para que los griegos (y particularmente las griegas), aprendieran a emplear sus mentes para elegir el camino del Amor

 

Luego fue la recomendación sabia de Buda, más tarde la vivencia plena del Cristo Resucitado, y finalmente Einstein, que nos dijo que todo es energía, o sea que todo es Espíritu, o sea que todo lo que existe es divino, en particular cada ser humano.

Estos tres precursores han contribuido de modos notables a la destrucción de la nube de pelotudeces oscuras que nos impiden la visión de la Luz y del Amor, que algunos textos denominan la Gran Ilusión, y que han sido generadas por todos los miedos y conflictos que la humanidad entera ha sentido, pensado y vivido a lo largo de la historia y a lo ancho del planeta, y que a la fecha posee una densidad casi insoportable.

Buda nos informó que el sufrimiento humano se debe al mal empleo de la mente para elegir “el camino del Justo Medio entre los extremos o polos”, de manera que el diseño de todo hombre (y mujer) es para ser feliz, aquí y ahora, en esta vida, si aprendemos a elegir.

Cristo nos demostró que además de ser felices, podemos llegar a ser magos blancos y vencer a la muerte, si aprendemos a amarnos los unos a los otros.

Einstein demostró con la bomba atómica que todo es energía. Con lo que destruyó las bases del materialismo científico, y destruyó también las bases del dogmatismo teológico, que considera que un ser humano es un pecador irredimible. Todos somos uipidiles. Seres únicos, irrepetibles, poderosos como diez bombas atómicas, inmortales, divinamente inteligentes, y libres.

Si aceptáramos estas revelaciones, el mal quedaría reducido a dos conceptos claros: IGNORANCIA Y PELOTUDEZ (la que se define como la repetición de conductas muy tontas o apáticas). En cada individuo, en una pareja, en una empresa, en un país y en el mundo. Con lo cual, la tarea indicada para la raza humana en la Gran Invocación quedaría al alcance de muchas mentes abiertas a lo nuevo:

Que se realice el Plan de Luz y de Amor

Y selle la puerta donde se halla el mal.

Para construir la Nueva Civilización, todo está disponible. Como reza el proverbio oriental: “Dios está más cerca de ti que tus manos y tus pies”.

¿Te gustaría despertar y ayudar a despertar a otros?

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm