Hagamos el amor, no la guerra

La Plutocracia Global (Armas, Narcotráfico y Sistema Financiero), se especializa en lucrar con la guerra.

 

Naciones Unidas contabilizó 251 guerras durante el siglo XX, con más de 100 millones de muertos. El peor siglo de la historia conocida de la Humanidad.
Las guerras ocurren cuando el miedo y el odio se arraigan en el corazón de los hombres. Cuando los hombres aman, desaparecen el miedo, el odio y las guerras.

 

El Undécimo Mandamiento, dado hace más de 2000 años, cobra inusitada actualidad: "Ama a tu prójimo como a ti mismo"; "Ámense los unos a los otros, como Yo los he amado".

 

En esta oportunidad de afluencia de una oleada de amor universal (Neptuno ingresando en su signo Piscis, lo que ocurre cada 178 años), sería inteligente reconocer y difundir el enorme poder de disolución de todas las corazas que hemos creado por un exceso de conexión con el miedo y el odio, en estos últimos lustros, que han sido exacerbados por los medios masivos de comunicación, desesperadamente volcados hoy a producir miedo y odio entre los hombres. En todas las naciones. Entre todas las naciones.

 

Si además recordamos que la palabra miseria (Mis-Eros, en griego), significa vivir desconectado de nuestra fuente interna e inagotable de Amor, vemos que resulta relativamente simple (pero no fácil) terminar con las guerras en el planeta Tierra. "Ama, y haz lo que quieras", repetía Krishnamurti. De lo contrario, tu vida continuará siendo miserable.

 

Acompañamos el link de un video de You Tube, que propone una sencilla manera de actuar para tratar de evitar otro negociado nefasto de los plutócratas guerreros.
http://www.youtube.com/watch?v=jDTxVv6JKV8&feature=share

 

Si está de acuerdo, difunda este mail.

 

Si usted ha sido ya tomado por el miedo y por el odio, de manera irreversible en esta vida, puede continuar sufriendo. No hay maestro tan potente ni veneno más letal para un ser humano que la irritabilidad. En las próximas vidas aprenderá a elegir el Amor. Recuerde que el Buda se ha comprometido a permanecer con la Humanidad "hasta que el último cansado peregrino emprenda el camino de regreso al Hogar del Padre".

 

Si usted duda, recuerde que la duda es "un dragón gris que te carcome el aura". Son estupendos tiempos de elección, no de elecciones. Si quiere ser un destructor del ya viejo orden plutócrata, sepa que sólo quedan las vacantes de esclavos. Los puestos de avanzada están ya tomados. En cambio si prefiere construir la Nueva Civilización del Amor, sólo tiene dejar que la Vida diluya las máscaras, las corazas, los cascos y los cinturones de castidad que hemos construido con tanto cuidado. Porque ellos son los que impiden la irradiación del Sol interior.

 

sidereh@datamarkets.com.ar /Universidad Nacional del Alma