Karuna

 

“¡Atención! ¡Aquí y Ahora! ¡Karuna!”, decían incansablemente los pájaros adiestrados que poblaban La Isla, en la estupenda novela de Aldous Huxley publicada en 1962.

 

Karuna significa “compasión” en sánscrito. Es palabra conocida en los ámbitos del hinduismo y del budismo. En la metafísica moderna los textos advierten que “un ser verdaderamente compasivo no es emocional”. Porque el verdadero Amor es razón pura. Su reflejo más habitual se da en el plano emocional. Podría resumirse como Amor Inteligente.

 

La verdadera compasión, el verdadero cuidado, comienza siempre en uno mismo. Es una afirmación bíblica. “La caridad bien entendida comienza por casa”. Si uno no se quiere, si uno no sabe cuidarse, si uno es un ignorante y un pelotudo apático o guerrero, si uno no es feliz, si uno no es un individuo autónomo capaz de irradiar alegría, es imposible que pueda generar relaciones de alta calidad humana. Si uno no se reconoce como lo que realmente es, “un ser creado a imagen y semejanza de Dios”. Si no reconoce que TODO ser humano nacido en la Tierra es de origen y naturaleza divina, todavía tiene que aprender. “Ama a tu prójimo como a ti mismo” es el Undécimo mandamiento, cuyo cumplimiento efectivo hace que los otros diez también sean cumplidos. Si uno está todavía conectado con el miedo y con el odio, tiene que aprender. La gran compasión del Buda nos informa que se quedará a iluminarnos “Hasta que el último cansado peregrino regrese al Hogar del Padre”. Sin tiempo. Aunque probablemente en otros espacios.

 

Como la evolución humana tiende inexorablemente a la trascendencia de la burbuja de espacio-tiempo en la que estamos casi todos inmersos, con fines de protección y aprendizaje libre pero cuidado, también la justicia humana trasciende el tiempo al establecer que los genocidios y los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles e imperdonables. Es decir, no importa cuándo haya sido cometido, siempre podrá ser juzgado. Esta condición de eternidad del castigo posible equipara un tanto la monstruosidad de las crueldades horrendas de las que podemos ser capaces los hombres. Porque un hombre, con la mente desarrollada pero ignorante de su condición divina (que comparte con TODOS los hombres), puede ser mucho más cruel que cualquier animal, que es impulsado por un orden instintual perfecto.

 

Es hora que comprendamos que con los niños, las mujeres y los hombres, no se jode.

 

Cada ser humano nacido en el planeta Tierra es un holograma viviente de todas las energías inteligentes que hay en el entero Universo. Y si Dios existe en ese Universo, en forma de energía y de Amor Inteligente, también existe en cada uno.

 

El Demonio no existe. Todo Mal es producto de la ignorancia y de la crueldad humanas. El Infierno es el planeta (algunas de cuyas ciudades se especializan y compiten por el primer lugar en la cloaca).

 

Con los Derechos Humanos tampoco se jode.

 

Cuando los genocidas, los torturadores, los bombardeadores, los endeudadores, los odiadores, los denigrators, los jueces corruptos, los narcos, los plutócratas materialistas de las iglesias y de las academias lo comprendan, comenzará una nueva fase de la evolución humana. Que está prevista y que se denomina Sathya Yuga.

 

Considerando el actual estado de cosas, es poco probable que la plutocracia y sus esclavos sean iluminados repentinamente por este conjunto de ideas que constituyen la llamada Revolución del Conocimiento, o La Revolución Científica de Acuario. Los que sí pueden aceptar como propias estas ideas de paz y de unidad son los pueblos del mundo. Esto está basado en el hecho que la humanidad es esencialmente buena, tanto en su diseño como en las actitudes cotidianas.

 

Por ello, también está prevista la cosecha, en la cual son separados los pimpollos de los zombies, para permitir que los pimpollos de loto generen el desarrollo de lo nuevo, y que los zombies continúen su aprendizaje en otros ámbitos, con el tiempo necesario, para que no impidan ahora la paz en el mundo. El tiempo es ahora y el límite ha sido establecido.

 

Como prueba piloto, desarrollamos en el Honorable Congreso de la Nación, durante tres años consecutivo a partir del 2000, el Proyecto educativo Mil Milenios de Paz, en el que jóvenes de todo el mundo mostraron una permeabilidad inteligente a las nuevas ideas, generando tres manifiestos que vele la pena leer. Por la Paz, Por la Vida y Por el Futuro del Mundo.

 

Una buena parte de la responsabilidad por el futuro inmediato reside en manos de los pueblos del mundo. Cuando manifiesten su apoyo a los líderes que están desarrollando los nuevos paradigmas, por medio de sus expresiones y su voto en las sociedades e instituciones democráticas, ejerciendo el Poder del Número para apoyar el Poder de la Ideas, comenzará a prevalecer una Nueva Civilización, basada en las conocidas PRINCIPALES PREMISAS ESPIRITUALES

  

 

    1)      Satisfacer la necesidad inmediata y no una visión idealista y distante.

2)      Adecuarse a un mundo que sufre una crisis destructiva y a una humanidad destrozada por ella.

3)      Sentar las bases para un futuro orden, que será posible luego de un período de reconstrucción.

4)      Igualdad humana de origen y meta, pero diferentes grados de evolución.  Unidad en la diversidad.  Liderazgo de los más íntegros, los más inteligentes y los más experimentados.  Fin del control del capital por el trabajo, o del trabajo por el capital.

5)      El liderazgo será ejercido por quienes trabajan por el mayor bien para el mayor número, por la libertad y que ofrezcan una oportunidad para todos, y no igualdad de oportunidades para que algunos las usen y otros queden excluidos.

6)      “Todos para uno y uno para todos”. Será la regla, incluso entre las naciones.

7)      No se impondrá un tipo uniforme de gobierno, ni una religión única.  Serán reconocidos los derechos soberanos de cada nación.  Sólo en la educación deberán hacerse esfuerzos para lograr unidad.

8)      No habrá naciones que “poseen” y otras que no.  Los recursos y las riquezas del planeta pertenecen  a la humanidad y deberán compartirse adecuada y equitativamente por todos.

9)      Habrá un desarme constante y regulado, no optativo, y tendiente a no permitir que ninguna nación pueda atentar contra otra.

 

Particularmente en la Argentina, el tránsito de Plutón por la Luna en Capricornio, genera las condiciones de tensión para que su pueblo (representado por la Luna), asuma su poder para transformar las estructuras que se oponen a su Integridad, a su Inofensividad y a su Inclusividad.

 

¿Llegaremos a sostener el Amor Inteligente (Karuna), fuente personal, inagotable y gratuita de endorfinas?

 

Universidad Nacional del Alma            

 http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm