La Libertad de Sabernos Divinos

 

Fragmento del libro del mismo nombre, escrito en 2001, o las razones para aplaudir la beatificación de Karol Wojtila.

 

“El segundo anuncio del Papa, hecho en 1999, en el que describe los errores históricos más importantes que cometió la Iglesia Católica, y pide perdón a la Humanidad por ellos, entre los cuales el más significativo es el de los crueles excesos fanáticos de la “santa” Inquisición, constituye, junto con el del próximo advenimiento de Cristo, un conjunto culminante, luminoso, maravilloso y sin duda alguna la más importante noticia de la historia de la humanidad, no sólo para católicos (algunos de los cuales no están muy alegres), sino para cualquier persona, sin importar su religión, su credo o su ateísmo, como veremos.

 

Esta notable anunciación de la pronta culminación del largo ciclo de oscuridad materialista determina, junto con las otras once noticias que estamos viendo, la caída simultánea y definitiva, tanto del escalofriante dogmatismo teológico, capaz de quemar vivos en la hoguera a más de 6 millones de personas a lo largo de un milenio, por el delito de creer diferente, como el aberrante materialismo científico, causa de sufrimiento y muerte de incontables millones de seres humanos por insensibilidad, ignorancia, egoísmo y crueldad, por no saber que todo lo que existe es divino, particularmente cualquier persona, que culmina con la Guerra Mundial 1914-1945 y que para el último siglo del Segundo milenio da una cantidad de 110 millones de muertos en las guerras, sin contar la inmensa cantidad de sufrimiento y muerte por exclusión de miles de millones de personas del sistema económico vigente. Este materialismo perverso finaliza conceptualmente con la ratificación pública y notoria de la liberación de la energía que encierra la materia. TODO ES ENERGÍA.

 

Cualquiera puede percibir ahora la muerte y resurrección involucradas en el ciclo que culmina, tal como lo vislumbrara Toynbee, y cuyo significado y probables consecuencias veremos en los capítulos siguientes.”

 

www.sidereh.com.ar /Universidad Nacional del Alma