LA PRIMAVERA DE LA HUMANIDAD

 

Tres señales de la incipiente (pero indetenible) salida de la humanidad de la fría tumba del materialismo más feroz de la historia.

 

1) Por primera vez, en el corazón del capitalismo salvaje, un presidente propone (y sostiene con toda su energía), un sistema de salud público e inclusivo de los 50 millones de ciudadanos norteamericanos desamparados, y capaz de controlar a los laboratorios, a Medicare y Medicaid. Recordemos que el sistema de salud argentino atiende a todos los que lo requieren, incluso a los ciudadanos de países limítrofes. Recordemos también que el sistema de salud europeo es público.

 

2) Por primera vez, el 21 de setiembre, una estadista argentina en un foro mundial en Nueva York, propone la creación de organismos internacionales destinados a resolver el problema del hambre en el planeta. Porque un orden social que no cumple con la premisa de “dar de comer al hambriento y de beber al sediento”, está condenado a desaparecer.

 

3) Por primera vez en la joven historia americana, un presidente depuesto por un golpe de estado mediático-civil y militar, se atreve a confrontar, arriesgando su vida heroicamente, poniendo el cuerpo para sostener la legalidad democrática. Es importante reconocer que hace sólo 50 años, cuando la CIA y los militares tenían una cuota de poder, se hubiera resuelto con un bombardeo sobre la Plaza de Mayo o el Palacio de la Moneda…

 

No existe poder más grande que el de una opinión pública inteligente, liderada por héroes y heroínas que se atreven.