Las Olimpíadas, John Lennon y los Hombres de Negro.

 

Luego de ver en HD la fiesta de cierre de las Olimpíadas 2012, con la magnífica presentación de “Imagine”, surge la pregunta: ¿Dónde están los piratas? ¿Y Margaret Thatcher con su plan de bomba atómica sobre Rosario o Córdoba? ¿Y Cameron con su depredación de nuestros recursos naturales en Malvinas, protegida por un destructor nuclear? ¿Dónde están los Hombres de Negro de la fiesta de inauguración de estos Juegos de la Paz, que fueran inventados por Zeus para que los griegos (y luego toda la Humanidad), aprendieran a practicar más el amor y el placer que la guerra?

 

Estas dos manifestaciones polares de la misma esencia nacional (e internacional), una de ellas relacionada con EL HORROR DE LA GUERRA, DEL CONFLICTO, y la otra vinculada a la ARMONÍA, LA BELLEZA Y EL ARTE, han estado presentes a lo largo de toda la historia.

 

Esta visualización tan clara de lo más oscuro y lo más luminoso de la naturaleza humana posibilita (y define la necesidad de) ELEGIR (porque según La Biblia, “No se puede ser fiel a dos banderas”). ¿Quién manda? ¿La Bella o La Bestia? En nuestra vida, en nuestra Nación, en el mundo.

 

El hastío del conflicto, del miedo y de la bronca, que es bastante generalizado, presagia el próximo cumplimiento de las más bellas profecías.

 

Leemos en uno de los libros de Alice Bailey: “En la Era de Acuario, el Cristo Resucitado es Él mismo el Portador de Agua. Esta vez Él no manifestará la vida perfecta de un Hijo de Dios, tal cual fue su misión anteriormente, sino que aparecerá como el Guía Supremo de la Jerarquía espiritual, para satisfacer la necesidad de todas las naciones sedientas del mundo – sedientas de verdad, de rectas relaciones humanas, de amorosa comprensión. Esta vez Él será reconocido por todos, y Su propia persona testimoniará la REALIDAD de la resurrección, demostrando paralelamente la realidad de la inmortalidad del alma del hombre espiritual. Durante los dos mil años pasados se hizo hincapié en la muerte, que ha matizado toda la enseñanza de las iglesias; sólo un día del año se ha dedicado a la idea de la resurrección. En la era acuariana el énfasis se pondrá en la vida y en la liberación de la tumba del materialismo, y ésta es la nota que caracterizará a la nueva religión mundial y la diferenciará de todas las precedentes… El futuro verá correctas relaciones, real comunión, participación en todas las cosas (vino, sangre, pan, vida, satisfacción económica) y buena voluntad. “El Destino de las Naciones”, pág. 111-12.

 

Los centros fusionadores de la polaridad observada son Rusia, Estados Unidos (y luego América del Sur), y el Imperio Británico, según el mismo libro.

 

En eso estamos.

 

www.sidereh.com.ar /UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALMA