Las veinte razones para estudiar y practicar la Astrología Científica

fragmento del libro “Las Relaciones Humanas”

La Astrología Científica integra los conocimientos de los héroes griegos como Hércules, las Cuatro Nobles Verdades de Buda, el Amor-Sabiduría de Cristo en el Nuevo Testamento,  la Ciencia de las Energías de Einstein-Gabor-Pribram y la metafísica más moderna. 

En realidad, el más avanzado proyecto educativo que conocemos es la Astrología Científica, porque está formada por un círculo virtuoso por medio del cual los mitos griegos son reconocidos como un lenguaje simbólico sabio y verdadero, que permite reinterpretar los libros sagrados, con un enfoque científico que posibilita nuevos modos de interpretar al conjunto, para comprender qué somos, dónde estamos y para qué vivimos. Finalmente para reconocer que hay una Sabiduría Eterna que simplemente ha tenido diferentes manifestaciones a lo largo del tiempo y de las distintas culturas, pero que toda la ciencia, toda mitología y toda revelación relatan la misma Verdad con códigos y lenguajes que hoy están llegando a conformar una síntesis estupenda. 

Las veinte razones para estudiar y practicar la Astrología Científica

1)       “En la actualidad la astrología es esencialmente la más pura presenta­ción de la verdad esotérica en el mundo, porque es la ciencia que trata de las fuerzas y energías que condicionan, rigen y actúan a través del espacio, y sobre él y todo lo que en éste se encuentra.” Alice Bailey – Astrología Esotérica, Pág. 16

2)     Permite comprender y aplicar el aforismo del Oráculo de Delfos, dedicado a Apolo, el dios de la Verdad: “Conócete a ti mismo, y conocerás al Universo y a sus dioses”. Todo ser humano está compuesto por las energías de los dioses inmortales del Olimpo. 

3)     Se puede comprender la frase de Hermes Trismegisto: “Como es arriba, es abajo”. 

4)     Ahora, con la Teoría Astroholográfica, podemos sentirnos menos estúpidos que antes, acerca de este asunto de mirar al Cielo para conocernos íntimamente. 

5)     Resulta fácil comprender nuestro problema y nuestro potencial, y los desafíos a enfrentar para crecer. Los tres niveles de funcionamiento de todo ser humano son la Luna (empleamos el instinto, dependemos, no irradiamos), el Sol (aprendemos a emplear el intelecto, brillamos con luz propia, somos individuos autónomos y felices) y la intuición que es el Ascendente (operamos desde el Alma, con alegría, amor. Inteligencia y poder, sirviendo a la humanidad como Magos Blancos). La Cebollita nos aclara esto, como los distintos niveles de conciencia que podemos alcanzar los seres humanos en la actual etapa del Proceso Evolutivo:

 

CEBOLLA 

 

El gráfico nos revela dos estupendas leyes de la Vida. La primera es que lo inferior excluye a lo superior. Si funcionamos tomados por las emociones, nos perdemos los notables poderes de la mente y del Alma. Para crecer, es necesario dejar lo viejo y atreverse a explorar lo nuevo, dejar el pasado y proyectarse al futuro. La otra es que lo superior incluye a lo inferior. Es adecuado funcionar desde el Alma, que le da el lugar correcto a lo mental, a lo emocional y a lo biológico.

6)     Reconocemos las polaridades, o energías a integrar para crecer. Polo de la Luna: el signo siguiente al de la Luna natal. Polo del Sol: el signo opuesto al del Sol natal. Polo del Ascendente: el signo opuesto al del Ascendente natal. 

7)     Aprendemos que somos individuos íntegros, diseñados para ser felices aquí y ahora. Uipidiles. Todos y cada uno de los seres humanos nacidos en la Tierra, porque nos integran las mismas energías, relacionadas de manera diferente. 

8)     Reconocemos la hipótesis de que si cualquier persona aún no es feliz, simplemente se debe a que ignora su potencial o anda repitiendo actitudes obsoletas e inservibles. 

9)     Podemos aprender en forma teórica, para luego confirmar en la práctica, las características energéticas de nuestro vehículo biológico y de nuestros cuerpos emocional, mental y del Alma. Cada planeta de la Carta Natal representa una función particular y definida de nuestro ser. Mercurio, la mente inferior; Marte, la acción, la agresión o la autoagresión; Venus, la sensibilidad, etc. 

10)  Uno de los temas más apasionantes que se vincula con la Astrología Científica, es el reconocimiento de que las causas de las enfermedades humanas residen en desequilibrios en los planos sutiles del ser. La represión o el exceso en la manifestación de las funciones divinas representadas por los planetas y los signos del zodíaco, generan el síntoma. “Toda enfermedad es producida por la inhibición de la manifestación de las energías del Alma”, según Alice Bailey. Estos conceptos son descriptos por Freud y Jung como “los aspectos en sombra”, producto de una polarización personal desequilibrada. A partir de la Astrología Científica se podrá iniciar una investigación multidisciplinaria de las enfermedades humanas, posibilitando una adecuada prevención, la autocuración y la curación energética.

Para más información, es posible leer el trabajo denominado “Síntesis” en www.sidereh.com.ar 

11)    Resulta fácil comprender una de las Leyes de la Vida más interesantes, que es la Ley de los Ciclos. Todo lo que vemos morirá, para Renacer a un nuevo ciclo vital. Hay un núcleo sutil que sostiene la individualidad, y que se manifiesta en la forma con diferentes envolturas o personalidades. Los “vehículos periódicos” le sirven al Alma para explorar, experimentar y expresar en cada encarnación o vida. Hasta que el Alma aprende tan bien las leyes de la materia que es capaz de construir un conjunto inmortal, como lo hizo Cristo con la ayuda del Maestro Jesús.

12)  La otra Ley de la Vida involucrada en el sistema astrológico es la Ley de Atracción (Venus/Afrodita). Atraemos aquello que estamos irradiando. Que es aquello con lo que estamos íntimamente conectados. Si estamos conectados con el miedo, ello es atraído en la forma de circunstancias o personas que materializan ese temor. Si estamos conectados con el Amor, nuestras experiencias serán diferentes. ¿Qué estamos irradiando hoy? Ello determina nuestro futuro. Hay que atreverse a elegir el camino del Amor, como los héroes y las heroínas griegas. 

13)  La herramienta astrológica de la Sinastría permite conocer los puntos de contacto y los puntos de conflicto que hay entre dos cartas natales. Muy útil para consolidar o destruir (amorosamente, por supuesto), una pareja, o un grupo de trabajo, en el caso de una carta conjunta. 

14)  Aquello que denominamos Crisis, son oportunidades para que aprendamos a elegir el camino del Amor. La comprensión de las crisis humanas es factible con el lenguaje astrológico por medio de los Tránsitos, o movimientos de los planetas en sus órbitas alrededor del Zodíaco externo, movimiento que se refleja en nuestro zodíaco interno, generando tensiones energéticas que posibilitan los cambios en nuestras actitudes que habitualmente están cristalizadas, en una búsqueda de seguridad que no existe en la vida. Lo permanente es el cambio.

La creencia equivocada que nos incita a pensar que las crisis son situaciones indeseables, es una fuente de sufrimiento inútil muy potente.

 CRISIS2

Crisis es punto de decisión, encrucijada o de juicio, para los griegos. Para los chinos significa peligro y oportunidad. Siempre es conveniente preguntarse cuál es la oportunidad de la crisis.

La no aceptación de la crisis impide la visión de la oportunidad. La negación de la crisis genera el sufrimiento inútil.

La Vida está tan bien diseñada que no viene a nosotros ninguna crisis que no estemos preparados para resolver.

El gran secreto de las crisis es que siempre implican oportunidades para que aprendamos a extraer las energías del Alma.

 

15)  Como si todo esto fuera poco, las herramientas ancestrales de los ciclos astrológicos nos ayudan a entender que la vida no está diseñada para que suframos, sino que los grandes ciclos que se conocen como el de la Luna Progresada (28 años) y la Revolución Solar (cada cumpleaños) son configuraciones energéticas que representan los regalos del Universo diseñados para que alcancemos la felicidad lo más rápidamente posible (si aprendemos a elegir el camino del Amor, según Buda). Si elegimos motivados en el miedo o la bronca, sufriremos, lucharemos y nos enfermaremos, hasta que aprendamos a amarnos. No importa cuántas vidas nos demande la empresa. Precisamente fue Buda quien se comprometió a permanecer cerca de la Humanidad “hasta

que el último cansado peregrino retorne al Hogar del Padre”.

16)  Con la Astrología Científica podemos aceptar la hipótesis de que las energías que nos constituyen no solamente son las biológicas, emocionales y mentales, que pueden configurar una Personalidad Integrada, autónoma y feliz, sino también las del Alma, imperceptibles pero poderosas que son el Amor (Afrodita/Venus), la Sabiduría (Atenea/Minerva) y el Poder (Hefesto/Vulcano). 

17)   Y más aún; existen niveles energéticos correspondientes a los Soles de las Constelaciones de estrellas del Zodíaco, tales como Las Pléyades, ubicadas cerca de Tauro, a las que La Biblia inmortalizara con la frase “No puedes tú someterte a la dulce influencia de Las Pléyades?” El Sol Sirio en la Constelación del Can Mayor, Las Tres Marías, La Cruz del Sur, y tantas otros astros y constelaciones cuyo significado residía oculto en la Mitología Griega, permiten hoy reconocernos como individuos integrados por energías extraplanetarias, galácticas y cósmicas, cuya vislumbre de significado intentaremos dilucidar en los capítulos finales de este libro. Cuando se habla de la Mónada, o del Padre en el Nuevo Testamento, se hace referencia a esto. “Yo y Mi Padre somos una sola cosa”. 

18)  La Ciencia de la Energías y la Ciencia de la Interpretación del Significado de la Mitología Griega permiten una mejor comprensión del concepto quizás más importante de la Metafísica Moderna: el de Los Siete Rayos, definidos como emanaciones (o energías) inteligentes de la Deidad, responsables de la Creación de todo lo que existe, como una analogía de las personificaciones de los dioses del Olimpo. Son, también, energías inteligentes y potentes, antropomorfizadas en la mitología para que comprendamos más fácilmente sus características y funciones. 

19)  Es divertido estudiar la Astrología Científica, porque el disfraz de la Mitología Griega es muy imaginativo, desenfadado y soez. Este disfraz impidió que las quemazones de Alejandría, de la Inquisición, de Hitler y del Proceso, terminaran con un cuerpo de conocimientos estupendo, cuyo significado oculto estamos hoy aprendiendo a descifrar. 

20) Existe una ventaja cultural notable: todo el mundo conoce su “signo”, sin saber que cuando decimos “soy de Leo”, significa que el Sol estaba en el signo de Leo en el momento en que nacíamos. A partir de allí podemos comenzar a indagar.