MAYO

 

En griego se designa con la palabra Θαργηλιών (Targelión), mes que comprende desde mediados de mayo a mediados de junio, en el que se celebraban en Atenas las Targelias, fiestas dedicadas al culto de Apolo y de Artemisa.

 

Apolo, el dios Sol, representa la luz de la sabiduría del Alma, manifestada en los estupendos rebaños del bello Apolo, que a su vez significan los pensamientos. Las vacas de Apolo son la Verdad.

 

Hermes (Mercurio), lo primero que hace a las pocas horas de nacer es robarle las vacas a Apolo. La mente inferior nos oculta la verdad, porque aún no estamos preparados para percibirla. Dice el mito que Tiresias, un famoso astrólogo, se atrevió a espiar a Atenea, la Mente Divina (octava superior de Mercurio y octava inferior de Apolo), mientras la diosa estaba desnuda. El atrevido Tiresias quedó instantáneamente ciego.

 

Debemos a Apolo la generación de individuos humanos estupendamente divinos, puesto que cuando el Sol transita (visto desde la Tierra) teniendo como fondo las constelaciones del Zodíaco, esta luminaria potente cualifica y transmite las energías espirituales en la siguiente secuencia mensual, cuya cualidad queda registrada en cada ser humano para toda esta vida:

 

Aries: Fundación (mientras aprendemos es acción, agresión o autoagresión)

Tauro: Manifestación (mientras aprendemos es comodidad, placer, producción)

Géminis: Conocimiento (mientras aprendemos es inestabilidad, duda, alegría)

Cáncer: Cuidado (mientras aprendemos es deseo, posesión, conciencia de clan)

Leo: Brillo de Sol (mientras aprendemos es orgullo, egoísmo, generosidad)

Virgo: Servicio (mientras aprendemos es crítica, hipocondría, trabajo)

Libra: Equilibrio (mientras aprendemos es sumisión, armonía, belleza)

Escorpio: Poder (mientras aprendemos es control, sexo, dinero y muerte)

Sagitario: Dirección (mientras aprendemos es idealismo, soberbia, ilusión)

Capricornio: Realización (mientras aprendemos es arrogancia, ambición, realismo)

Acuario: Resurrección (mientras aprendemos es locura, individuo, distinto)

Piscis: Totalidad (mientras aprendemos es adaptabilidad, amor, instinto)

 

Todos conocemos nuestro signo del Zodíaco, pero muy pocos reconocemos que el Sol es inmanente, por lo que seguimos buscando afuera para completarnos. No le damos importancia al Oráculo de Delfos (dedicado a Apolo), que nos indica “Conócete a ti mismo… y conocerás al Universo y a sus dioses”. Sin embargo, ya ha comenzado, con gran éxito, la epopeya humana más estupenda: La Exploración del Espacio Interior del hombre.

 

Pero como esta Buena Nueva no es noticia para los medios, y es ocultada (todavía) por las iglesias y las academias, muchos que podrían participar, todavía siguen buscando afuera.