NOVIEMBRE

En griego se escribe Μαιμακτιριων  (Memaktirión), que es el quinto mes ateniense del año, (mitad en noviembre y mitad en diciembre). Memaktis es otro nombre de Zeus, significa “Dios de las Tormentas o del mal tiempo”, y se celebraban los solemnes sacrificios de los ciudadanos de Atenas a Zeus (Júpiter Tonante).

Rayos y Truenos eran los atributos de Zeus, heredados de su abuelo Urano.

Si bien las actitudes habituales del Rey del Olimpo tenían que ver mucho más frecuentemente con el Amor, la alegría, las fiestas y las relaciones sexuales con todo lo que se le ponía a tiro (que es el modo soez de la mitología griega de informarnos que DIOS ESTÁ EN TODO Y EN TODOS), no eran menos estupendos sus castigos fulminantes. 

Por ejemplo, fulminó con un rayo a Asclepio (Esculapio), fundador de las escuelas de medicina en las que se formara luego Hipócrates (por quien juran hoy nuestros médicos). Cuando le preguntaron a Zeus el motivo de su ira, dijo: “Por perturbar el orden del Olimpo”. Asclepio estaba realizando experimentos de resucitación cuando le cayó el rayo… Con la Muerte no se jode. Es una ley de la vida que libera al espíritu humano de las formas que ya no sirven. Sólo muere lo que no sirve. Todo lo que sirve es inmortal, como el Alma Humana. La muerte es una decisión del Alma. 

Castigó a Fineo, un astrólogo que les predecía el futuro a sus clientes, con el instantáneo exilio y la perpetua condena a comer mierda. Unas aves gigantescas defecaban la comida que le alcanzaban los habitantes de un pueblo vecino. Y Fineo no murió de hambre porque se la comía igual… puesto que no tenía olfato. Interrogado acerca del motivo de la terrible punición, Zeus explicó que Fineo estaba violando la Ley del Libre Albedrío. Cuando alguien le predice el futuro a una persona, está haciéndose cargo de su Karma (y de la eventual retribución). Estamos diseñados para aprender a elegir. Solos. Cada uno está diseñado para no reconocer a ninguna otra autoridad más que la de la propia Alma. 

Noviembre reúne las energías de Escorpio y de Sagitario, cuyos regentes son Hades/Plutón y Zeus/Júpiter, respectivamente. Simbólicamente, Escorpio regido por Plutón representa el poder espiritual oculto (que se manifiesta como poder, sexo, dinero y muerte). Sagitario regido por Júpiter representa la dirección correcta, la más elevada meta humana, la abundancia, la alegría, el Amor. De la misma manera que Crono/Saturno tiene que ver con Jehová, Zeus/Júpiter tiene que ver con Cristo en nuestra cultura. Crono/Saturno se comía a sus hijos porque le habían predicho que uno de ellos lo destronaría (crono, el tiempo, devora a sus hijos; durante su reinado somos todos mortales. La guadaña). Zeus/Júpiter lo destronó porque su madre, cansada de que Crono devorara a sus hijos, le dio a comer una piedra en lugar del recién nacido Zeus. Durante el reinado de Zeus aparece el primer mortal que se atreve a enfrentar las pruebas para acceder a la inmortalidad: Hércules. Cristo nos enseñó que un hombre puede vencer a la muerte y resucitar. Y que “haríamos cosas más grandes que las que Él hizo”.

A partir de una piedra (Ein Stein en alemán), se termina el reinado de la muerte (Crono/Saturno/Jehová) y podemos comprender el extraordinario diseño y el poder inconmensurable de las energías espirituales que integran a todo ser humano nacido en la Tierra (Zeus/Júpiter/Cristo).

Se termina el temor a la muerte, porque ¿a qué puede temerle un ser que se reconoce como potencialmente inmortal?

Se aproximan tiempos interesantes.