Plutocracia vs. Democracia

 

Como todos sabemos, Plutocracia significa “gobierno de los ricos” y Democracia significa “gobierno del pueblo”, según las enseñanzas de los Padres griegos.

 

La Civilización Occidental Globalizada es una organización social en estado de decadencia y desintegración debido a que ese orden plutócrata (donde el poder reside en las pocas manos que tienen el control financiero, del narcotráfico y de las armas), ya no le sirve a la humanidad por ser excluyente, cruel y brutal. Esta decadencia genera miedo. Este miedo es empleado por la misma plutocracia para exacerbar el instinto de supervivencia, que es el más potente de los impulsos humanos, que se transforma en odio. Está basado en el concepto de escasez (que impulsa a la acumulación), y el derecho más importante es el de la propiedad privada y de las libertades tendientes a preservarlo (libertad para matar, para torturar, para violar las leyes), quedando para el resto de la humanidad la libertad para morirse de hambre, para sufrir, para llorar, siempre que estas manifestaciones no produzcan problemas ni amenazas al orden plutócrata establecido. La política es denigrada y mostrada como “populismo” indeseable. En general, se recontracagan abiertamente y sin ningún disimulo en las instituciones como Naciones Unidas, y se consideran por encima de los poderes del Estado y de las Constituciones de los diferentes países. Causantes de todas las guerras (251 de ellas sólo en el siglo XX, con más de 110 millones de muertos, incluyendo un Papa que conocía los affaires del Banco Ambrosiano), generadores de las deudas externas y de la muerte civil de Argentina en 2001, y del desastre europeo actual que tiende a la destrucción de la sociedad más avanzada de toda la historia, como fuera reconocido el día de ayer con el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz a la Comunidad Europea de Naciones.

 

La Nueva Civilización, nacida en 1945, es una organización social en crecimiento acelerado, particularmente en América del Sur, cuyo poder reside en la calidad creativa de sus líderes para resolver los problemas de la sociedad, apoyados por el poder del número de las masas que se benefician con el paradigma del mayor bien para el mayor número de personas. Está basada en el concepto de inclusión y abundancia, y el derecho más importante es el del cuidado a la vida y a la dignidad de todas las personas, y el respeto a las leyes vigentes. El arte de la política es promovido, y la democracia es el ideal sostenido.

 

No hay posibilidad de confusión. Uno puede ser un esclavo plutócrata, motivado por el miedo y el odio, o un entusiasta defensor de la democracia, motivado en la alegría de la creación de los nuevos odres. No hay términos medios en esta polarización de la humanidad toda. Y estamos condenados a elegir.

 

La estupenda contienda que estamos viviendo en el mundo, es el resultado del conflicto entre los “hermanos de la oscuridad” y la “hermandad de la Luz”, que tiene orígenes inmemoriales y que culmina en estas épocas con una potente guerra en el plano mental, entre el materialismo más feroz, mentiroso y apocalíptico, y la espiritualidad manifestada en amor y buena voluntad entre todos los hombres y todas las naciones.

 

La razón principal de la caída del orden plutócrata es la desaparición acelerada del ocultamiento del poder y de los individuos que sostienen el orden, otrora secreto. Plutón es el invisible en la mitología griega, regente de Escorpio en la astrología, que tiene que ver con todo lo oculto (poder, sexo, dinero y muerte, que según Freud “de eso no se habla” en nuestra civilización occidental y cristiana). Cuando esas manifestaciones secretas comienzan a salir a la luz, como la Hidra de Lerna en el octavo Trabajo de Hércules, se diluye ese poder y pierde su aferramiento sobre las mentes casi vírgenes (por falta de uso) de los hombres y mujeres contemporáneos. El héroe se arrodilla, se mete en el pantano infecto, y levanta al monstruo, que al ser iluminado  pierde totalmente su potencia. Por eso la recomendación posterior de Jesucristo: “Si sacas a la luz lo que está dentro tuyo, aquello que saques te salvará. Si no lo haces, lo que no saques te destruirá”. No es posible acumular ni el dinero, ni el amor, diseñados ambos para fluir. Por estas razones, (que en realidad podrían ocupar un tratado de 10.000 páginas que no leería nadie), el orden plutócrata está irremediablemente, bíblicamente  condenado a la muerte.

 

En lugar de leer los 50 libros donde todo esto está escrito, podría resultar más fácil y menos engorroso aceptar estas ideas como hipótesis a confirmar, para tratar de vivir una vida menos miserable. Si uno está muy tomado por el miedo o por la bronca, tiene que investigar la posibilidad de que estas palabras contengan algo de verdadero, y en consecuencia poder emplear su capacidad de comprensión para abrir la mente y el corazón al extraordinario momento histórico que está manifestándose como la caída de una civilización y el simultáneo surgimiento de una nueva. Nunca antes había ocurrido en la historia. Es una primicia Universal.

 

No se pierda los próximos 150 años…

 

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm