SEPTIEMBRE

 

En griego se escribe Βοηδρομιων (Boedromión), que es el tercer mes ateniense del año, (mitad en septiembre y mitad en octubre), significa “correr en auxilio a los gritos de alguien”, y se celebraban las fiestas atenienses en conmemoración a la victoria de Teseo sobre las Amazonas.

 

Las Amazonas eran mujeres guerreras que se cortaban un pecho a fin de tirar mejor el arco. Despreciaban a los hombres, los usaban para procrear y luego los mataban, y si nacía un varón lo sacrificaban. Fueron derrotadas por Teseo en el Ática. En un episodio anterior, Hércules había matado a su reina Hipólita.

 

Septiembre reúne las energías de Virgo y de Libra, cuyos regentes son Mercurio/Quirón y Venus/Afrodita, respectivamente. Simbólicamente, Virgo es la completud femenina , que tiene que resolverse en la relación con el otro, Libra/Venus. Los planetas que rigen a estos Signos del Zodíaco son Mercurio (Hermes), la mente inferior que nos oculta la Verdad (de allí la palabra “hermético”), el Rey de los Ladrones (se robó las vacas de Apolo), el dios del Comercio, y Venus (Afrodita), el símbolo universal del femenino, la diosa del Amor, cuya sede es el corazón.

 

La clave de cualquier plenitud vital humana consiste en integrar en la intimidad individual estos dos aspectos o funciones. La integridad y coherencia entre lo que pensamos y sentimos es lo que posibilita la afluencia de alegría a nuestra vida. Eros, el hijo de Afrodita, y Psique, el Alma humana, se casaron y tuvieron una hija inmortal a la que llamaron Alegría. Solamente cuando un individuo comienza a irradiar alegría puede “correr en auxilio” de alguien. La alegría sin objeto, como se la denomina en Oriente, es la única indicación de que estamos en contacto incipiente con nuestra Alma, y podemos conectarnos con el amor. De lo contrario, tendremos que seguir luchando, como las Amazonas, hasta que aprendamos a amar.

 

Cuenta el mito que Hermes (Mercurio) y Afrodita (Venus), finalmente se relacionaron amorosamente y tuvieron un hijo al que llamaron Hermafrodito. Pero esa es otra historia…