Timerman, el HSBC, la plutocracia global

y los traidores a todas las patrias

Timerman significa “carpintero”. Curioso nombre para un Canciller de la Nación Argentina. Más curiosamente, acaba de renunciar a su condición de integrante de la AMIA, y solicitar a la DAIA que no hable en su nombre. Instituciones que agrupan en la Argentina a los ciudadanos de origen étnico y religioso israelí.

Si recordamos una parte notable del Nuevo Testamento (Mateo 6:24), podremos comprender el título del presente artículo:

“Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”

Que contiene la clave del problema judío y de la situación actual de la Civilización Occidental Globalizada.

En realidad, el término “riquezas” resulta mejor determinado por “Mammón”, que wikipedia define así:

Mammón es un término utilizado en el Nuevo Testamento para describir la abundancia o avaricia material.  Aparece tal cual en la traducción de la Biblia en español Reina Valera (1909).

(sinónimo simbólico de el Becerro de Oro, el Minotauro, y el Toro de Wall Street)

Leemos en “Los Problemas de la Humanidad” de Alice Ann Bailey:

Quizás el principal factor que hizo que el judío fuera separatista y desarrollara en él el complejo de superioridad que lo caracteriza (bajo una apariencia externa de inferio­ridad), es su fe religiosa. Su credo es uno de los más antiguos del mundo, varios siglos más antiguo que el budismo, mucho más que la mayoría de los credos hindúes y más aún que el cristianismo, credo que además tiene caracte­rísticas que han hecho del judío lo que es. Es una religión de prohibiciones, creada cuidadosamente para proteger al judío errante, que va de una comunidad a otra, religión que tiene una base materialista bien definida que hace resal­tar “la tierra de abundante leche y miel”, lo cual no era simbólico en aquellos días, sino que fue el objetivo de sus viajes. Lo que cobra esta religión es el separatismo, Dios es el Dios de los judíos; los judíos son el pueblo elegido por Dios; deben conservar su pureza física; su bienestar es lo de mayor importancia para Jehová; tienen sentido mesiánico, y creen que Jehová está celoso de cualquier con­tacto e interés que puedan manifestar por otro pueblo u otro Dios. Como pueblo han obedecido estos requisitos divinos, lo cual explica su situación en el mundo moderno.

La palabra “amor”, en lo que concierne a la relación con otros pueblos, ha sido omitida en esta religión, aunque se enseñe el amor a Jehová con las debidas amenazas; el concepto de una vida futura que depende de la conducta, del comportamiento, respecto a los demás, y de la correcta acción en el mundo de los hombres, ha sido totalmente omi­tido en El antiguo Testamento y en ninguna parte se hace resaltar la inmortalidad, aparentemente dependiendo la salvación del respeto a numerosas leyes y reglas físicas, relacionadas con la limpieza física. Llegan al extremo de establecer estas reglas en sus negocios al menudeo –en un mundo moderno donde se aplican métodos científicos para mantener la pureza de los alimentos. Estos factores y otros de menor importancia son los que mantienen apartados a los judíos, y los cumplen, no importa cuán anticuados o incon­venientes sean para los demás.

Esta separatividad materialista es la que caracteriza a la Plutocracia Global imperante, ubicada por encima de cualquier Nación del planeta, e integrada por los violentos, los usureros y los traidores a todas las patrias, que por supuesto no son mis amigos judíos, pero que viven en todas las patrias…

Esta especie de orden materialista que adora al dinero y a las bombas atómicas como suprema manifestación del poder sobre la Tierra, ignora y desprecia el inconmensurable poder del Amor. El amor al prójimo y a la patria son conceptos despreciables para todos los bancos (en especial el HSBC), las leyes nacionales son despreciadas por el imperio, por los Griesa, por los Stiuso, por los Nisman, los fondos buitre y por todos los guerreros de cualquier bando que surgen a la luz como nefastas creaciones polares del fundamentalismo materialista exacerbado, y son exhibidas en vivo, en directo, en HD y gratis por la TV Pública Digital Abierta y por todos los medios hegemónicos sometidos a semejantes expresiones del materialismo decadente.

Toda falta de consideración a los individuos humanos, o la falta de respeto hacia las naciones del planeta, es parte de esta cultura y civilización que está condenada a la disgregación, precisamente por su falta de amor. Calidad  de vida es calidad de relaciones. La calidad de una  vida humana se mide por la calidad de las relaciones que un individuo o una nación pueden llegar a establecer con otros individuos o naciones. Es la Ley. Y el que no sabe o no puede cumplirla no le sirve a la Vida. Y es descartado. Más temprano que tarde, en estas épocas de cosecha.

Éstos son puntos a los que el judío nunca prestó aten­ción y en su conjunto, sin embargo, lo han separado de ese mundo en el cual quiere vivir y ser feliz y donde es víctima de una herencia que podría beneficiosamente ser moderni­zada. En ninguna parte es tan necesario el surgimiento de una nueva religión mundial como en el caso de los judíos del mundo moderno. (Op.Cit)

Las exploraciones de los endocrinólogos modernos han determinado fehacientemente que el tesoro de las endorfinas proviene solamente de la unión interna con las energías del Alma, y la única ratificación de que hemos emprendido el “camino de regreso al hogar del Padre”. Eros, el dios del Amor, hijo de Afrodita, cuando intimó con Psique (el Alma humana), generaron entre ambos una hija inmortal a la que llamaron Alegría (Pasión, Entusiasmo). Tenemos que aprender a distinguir entre la euforia (buena locura, en griego) macrista globular (profundamente adrenalínica) hermana del miedo y del odio, y la alegría, el estupendo premio mayor de las endorfinas, manifestación suprema de la felicidad proveniente del Amor del Alma. No es lo mismo la paja que el trigo…

Sin Amor, la vida no es Vida. Sin una alegría de vez en cuando, tampoco.

No preocuparse, que sigue habiendo endorfinas para todos y para todas.

 

Universidad Nacional del Alma

http://www.sidereh.com.ar/UNA/ARTICULOS%20BLOG.htm